DIAGNÓSTICOS SOBRE EL FUTURO DEL DÓLAR, LA INFLACIÓN Y LAS TASAS

40
Los analistas de mercado de las entidades de servicio financiero Allaria Ledesma, Balanz Capital y Porfolio Personal hicieron diferentes diagnósticos respecto a lo que sucederá con el valor del dólar, el nivel de la inflación y el de las tasas de interés, tras las Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias (PASO) que se celebrarán el próximo domingo.
Consultados por Télam, Christian Reos, de Allaria Ledesma; Lucar Gardiner, de Porfolio Personal; y Walter Stoeppelwerth, de Balanz Capital, coincidieron en que más allá del resultado electoral, no se vislumbra una situación que el gobierno nacional no pueda llegar a manejar.
Reos afirmó que “en la Argentina, la actividad económica continúa mostrando recuperación, se acelera el crédito al sector privado e incluso se suma la industria al rebote”, pero estimó que “seguramente para las elecciones primarias del próximo domingo no toda la población habrá percibido la incipiente mejora”.
“Luego de que el tipo de cambio se acercara nuevamente a los $ 18, el Banco Central decidió intervenir dejando en claro que no quiere que la volatilidad de la moneda se le vaya de las manos, y mucho menos en el medio de un proceso electoral”, subrayó el analista, quien sostuvo que “la incógnita ahora es ver que efecto tuvo este ajuste del tipo de cambio sobre los datos de inflación”.
Evaluó que “obviamente, de corto plazo la cotización de los activos argentinos estará atada a la lectura que se haga del resultado electoral, en donde no sólo hay que tener en cuenta la votación de la provincia de Buenos Aires, sino también cuál es el nivel de aprobación de la coalición gobernante en todo el país”.
Con este escenario, afirmó que “en renta fija mantenemos un porcentaje de la cartera en pesos a través de Lebacs, ya que no se vislumbra una baja de tasa en el corto plazo”.
Por su parte, Gardiner consideró que “estas elecciones no afectan demasiado lo que pueda pasar en 2019, no son determinantes para ello”, y consideró que en las últimas semanas “la gente salió a comprar dólares un poco por exageración de la imagen de Cristina Kirchner como candidata a senadora”.
“A esto se suma que nos encontramos con un dólar sin movimiento durante prácticamente los primeros cinco meses del año, y que el mercado comenzó a percibir como barato”, afirmó el analista.
A su criterio, “hay movimientos de precios dentro del mercado que no son racionales, o al menos no encuentran una explicación lógica”.
“Se encuentra hoy personas que hace dos meses atrás se apuraban a vender dólares porque estaban convencidos que podría seguir bajando, y hoy creen que hay que esperar porque están convencidos que seguirá subiendo. Pero creo son comportamientos irracionales, que insisto no encuentran una explicación lógico. Lo mismo pasa por momentos con las acciones”, sostuvo Gardiner.
Destacó que “el Banco Central tiene muy en claro que quiere darle la pelea a la inflación, y para ello mantendrá las tasas reales positivas”.
“Tampoco igual veo al Banco Central subiendo mucho más las tasas, ni un dólar desbocándose en los próximos meses. El dólar hizo su movimiento correctivo, tal vez más brusco de lo esperado, pero este trabajo del Banco Central para que la gente piense en pesos va a ser un camino largo”, indicó el director de Portfolio.
En tanto, Stoeppelwerth subrayó que “es preciso aceptar que el escenario político argentino es uno de los más impredecibles”.
Afirmó que “existe una desconexión entre los fundamentos del crecimiento de la Argentina, que están mejorando rápidamente, y los riesgos políticos percibidos para el peso que están asociados.
Evaluó que “el dilema de inversión que estamos describiendo tiene un ángulo binario”, y precisó que “si Cristina Kirchner se desempeña mejor que lo esperado en las PASO, la subasta de Lebacs del 16 de agosto es fundamental”.
“Dado que los vencimientos de Lebac son de $ 534.900 millones, el 56,7% del total, una tasa de refinanciamiento poco brillante podría desencadenar una inyección de pesos en la base monetaria, ya que los inversionistas nerviosos lanzarán la toalla sobre lo que ha sido una pérdida de dólares los últimos 30 y 60 días”, afirmó Stoeppelwerth, quien estimó que “una tasa de refinanciamiento del 75% podría impulsar una inyección de $ 134.000 millones, y esto podría golpear a la moneda otro 4% ó 5%”.