DESTACAN UN EXPONENCIAL CRECIMIENTO DEL TURISMO EN BARILOCHE EN LA ALTA TEMPORADA

20

Un fuerte crecimiento interanual de arribos de turistas, tanto por avión como por ómnibus, se registró en julio pasado en San Carlos de Bariloche, con 703 vuelos, lo que significó 91 servicios y casi 13.000 pasajeros más que en el período anterior y, en el segundo caso, un total de 95.500 personas, que implican un aumento del 3%, según la Secretaría de Turismo local.
Desde este organismo destacaron el “exponencial crecimiento” de la afluencia de visitantes a la ciudad y lo vincularon directamente con la mejora de conectividad aerocomercial que se viene dando en el país y la fuerte inversión promocional de Bariloche.
El secretario de Turismo de la ciudad, Marcos Barberis, expresó a Télam su entusiasmo con las estadísticas del mes pasado, pese a los inconvenientes generados por las nevadas y heladas extremas de mediados de julio.
“El fuerte trabajo previo en promoción y la apertura de nuevas rutas aéreas tuvieron una muy buena respuesta de turistas en la ciudad”, sostuvo.
Según el funcionario, “también tuvieron gran repercusión los eventos de la ciudad, en especial los de la Fiesta Nacional de la Nieve, y la difusión del Emprotur (Ente Mixto de Promoción Turística) de la temporada con abundante nieve en los principales emisores turísticos del país y el exterior”.
El secretario de Turismo indicó que la temporada “sigue siendo alentadora, porque la nieve en el cerro Catedral invita a múltiples actividades y el movimiento turístico se mantiene”.
Los números más estimulantes se dan en el aeropuerto local, con un incremento del 14% en los vuelos arribados, que significan un 17% más en pasajeros, apuntó el funcionario.
En julio pasado, precisó, llegaron a Bariloche 703 vuelos, con 88.042 pasajeros, contra 614 vuelos y 75.240 pasajeros del mismo mes de 2016: “89 vuelos y 12.802 más que en 2016”, afirmó.
En lo que respecta a los arribos a la Terminal Ómnibus, informó que en julio último llegaron a la ciudad 92.536 personas, un 3% más que en igual mes de 2016, cuando lo hicieron 89.931 pasajeros.
Según datos de la municipalidad local, también el turismo estudiantil mantiene a Bariloche como “el destino más elegido por los egresados”, aunque debido que agosto es el mes de mayor afluencia de este segmento aún no cuentan con las estadísticas definitivas.
La Asociación de Turismo Estudiantil de Bariloche (Ateba) informó que todos los hoteles del sector, un 50% de los establecimientos de tres, cuatro y cinco estrellas de la ciudad, “están repletos”, con aproximadamente 15.000 jóvenes en la ciudad.
Roberto Bruzzone, presidente de Ateba, destacó que frente a los problemas generados por el temporal de nieve, fue el único sector de la ciudad que alojó un día más sin cargo a aproximadamente 700 chicos que debieron retrasar el regreso a sus casas ante la contingencia.
En cada temporada de turismo estudiantil, entre junio y enero, la ciudad recibe a más de 100.000 alumnos en viaje de fin de curso, en su mayoría argentinos, aunque también en forma creciente de Uruguay, Chile y otros países latinoamericanos.
Bruzzone destacó la fortaleza del sector, al indicar que “genera más de 5.000 puestos de trabajo de forma directa e indirecta en Bariloche, y proveedores y comerciantes de toda la ciudad multiplican sus ventas”.