DE VIDO JUSTIFICÓ LA IMPORTACIÓN DE GAS LICUADO POR LA NEVADA DE 2007 Y LA CRISIS AL DECLARAR POR ESCRITO ANTE LA JUSTICIA

22

El ex ministro de Planificación Federal y actual diputado nacional, Julio De Vido, aludió a la nevada del invierno de 2007 en Buenos Aires y a una “crisis sin igual” en las reservas del generación hidroeléctrica para justificar la compra de gas licuado, al ser indagado acusado del presunto pago de sobreprecios en esa operación.
De Vido se presentó en el juzgado federal de Claudio Bonadio y dejó un escrito sin responder preguntas, tras un intento frustrado ayer de postergar la citación por parte de su nuevo abogado defensor, Maximiliano Rusconi.
En el escrito al que accedió Télam, el actual diputado criticó la investigación, aludió a una “búsqueda casi escolar de información” y negó haber causado un “perjuicio al Estado” con esa operación, cuestionada por el supuesto pago de sobreprecios.
“Debemos primero destacar que en el invierno del 2007 implicó un duro castigo climático a nuestra comunidad, todavía se mantienen en nuestras retinas las raras postales nevadas del 9 de julio de ese año, ese dato climático coincidió con una crisis sin igual en las reservas de generación hidroeléctrica del Comahue”, agregó.
En ese “escenario de crisis aparentemente desconocido por la Justicia” hubo que “tomar medidas para paliar la necesidad de cubrir una creciente demanda de gas con soluciones rápidas y eficaces”, sostuvo.
En ese marco, argumentó que, por ese motivo, fueron tomadas decisiones que “jamás tuvieron como consecuencia un perjuicio al Estado y mucho menos implicaron algún tipo de relación personal con el objeto de cometer ilícito alguno”.
De Vido sostuvo que Bonadio se basó en un “único informe pericial” con una “búsqueda casi escolar de información” no certificada científicamente “ni por profesionales acorde a la temática”.
“Cualquier informe serio obtendrá la inexistencia de perjuicio hacia el Estado argentino”, concluyó al criticar a la investigación por “errática” y “encarada de modo arbitrario” y pedir ser sobreseído.
Bonadio investiga el supuesto pago de sobreprecios en contrataciones de buques con gas natural licuado, por unos 15 mil millones de dólares.
Por el mismo delito fue indagado ayer el ex funcionario de Planificación Federal Roberto Baratta.
En tanto, mañana, el ex ministro Julio de Vido deberá volver a los tribunales federales de Retiro para sentarse en el banquillo de los acusados en la segunda audiencia del juicio oral y público por su presunta responsabilidad en la tragedia de Once.