CRISTINA KIRCHNER QUIERE LISTA DE UNIDAD PERO EN ALGUNOS MUNICIPIOS HABRÍA INTERNAS EN LAS PASO DE AGOSTO

23

Crece la tensión entre los dirigentes del frente “Unidad Ciudadana” porque no logran conformar una “lista de unidad” en todos los tramos de la boleta, que fue lo que pidió la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y, a tres días del cierre de listas, ya son varios los intendentes que muestran su enojo porque tendrían competencia interna en las PASO de agosto.
“Cristina siempre habló de una ‘lista de unidad’, pero no solo para los cargos nacionales y provinciales, como sucedió otras veces, sino también para el nivel local, porque sino la situación de los intendentes y nuestros concejos deliberantes se complica”, dijo a Télam un jefe comunal del conurbano bonaerense, sin ocultar su descontento.
“Todavía no está nada definido, pero es probable que se trate el tema distrito por distrito, de manera particular, teniendo en cuenta la realidad de cada zona”, explicaron fuentes cercanas a la ex presidenta tratando de calmar los ánimos.
“Lo que está claro es que los intendentes que el martes estuvimos en la tribuna de la cancha de Arsenal, escuchando a la ex presidenta, tendremos lista única”, confió irónicamente a Télam un intendente de peso en el armado kirchnerista.
Para darle veracidad a esa hipótesis basta con señalar que los jefes comunales de La Matanza (Verónica Magario), Escobar (Ariel Sujarchuk), Ituzaingó (Alberto Descalzo) y Avellaneda (Jorge Ferraresi), confirmaron a Télam que ellos tendrán lista de unidad .
Sin embargo, por estas horas hay versiones que indican que algunos de esos intendentes cristinistas, como por ejemplo el campororista Walter Festa, de Moreno, y Gustavo Menéndez, de Merlo, sí tendrían competencia interna dentro del Frente y de la mano, nada menos, que de ex “barones del conurbano”.
Según las fuentes consultadas, Menéndez soportaría el embate del ex intendente Raúl Othacehé, a quién destronó de la intendencia en el 2015 y quién actualmente es presidente del PJ local.
En tanto, Festa tendría al menos dos listas más además de la que conformó el mismo y que encabeza su subsecretaria de cultura, Nadia Olea. Por un lado estaría la que armaría el ex intendente Mariano West, a quién Festa venció en 2015, y por otro la del PPT de Segovia.
Sin embargo, desde el núcleo cristinista dijeron a Télam que “es imposible que Othacehé pueda presentar una lista dentro de este espacio”, despejando así la situación del intendente de Merlo, que quedaría entonces con una lista única, al igual que Sujarchuk, Magario, Ferraresi y Descalzo.
“Estos son días de negociaciones y son muchos los que amenazan con armar una lista cuando en realidad lo que están buscando es que el intendente les abra la suya para colar algún concejal en la nómina”, explicaron fuentes cristinistas intentando bajarle el tono a la disputa.
“Estos son días intensos, de muchas negociaciones. Pero la realidad se impone”, sentenció uno de los intendentes del núcleo duro K, no sin antes aclarar que “para presentar una lista y que la junta electoral del frente ‘Unidad Ciudadana’ te la apruebe, hay que pasar algunos filtros”, sentenció irónicamente.
Ahora, distinta sería la suerte que correrían las comunas denominadas “sin techo”, que son aquellas comandadas por intendentes de otras fuerzas políticas o del PJ, pero que no acompañan a Cristina, como sucede por ejemplo en San Martín y Hurlingham, cuyos intendentes impulsan la candidatura del ex ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo.
En el caso de los “Sin Techo” se busca consensuar posturas para que las distintas agrupaciones o referentes confluyan en una misma lista, pero no en todos los casos se logra.
Para encarar esta tarea los intendentes peronistas que acompañan a Cristina se hicieron cargo de coordinar las negociaciones entre estos sectores para lograr la unidad, aunque hay casos en los que ya la tarea se presentó imposible.
Sujarchuk y el intendente de Malvinas Argentinas, Leonardo Nardini, colaboran con el armado de listas y las posteriores campañas de Pilar, Campana, Tigre y San Fernando.
En tanto Descalzo y Menéndez comparten responsabilidades sobre Morón, Tres de Febrero y San Miguel.
“En Pilar ya es seguro que habrá dos listas, e incluso puede sumarse una tercera, todavía estamos trabajando en eso”, explicaron a Télam los referentes del espacio.
En tanto, en Morón el problema está entre Nuevo Encuentro (que lidera Martín Sabbatella) y el PJ, que preside un joven camporista.
El sabbatellismo quiere llevar la voz cantante a la hora de armar la lista de concejales de Morón, y el PJ se muestra inflexible a la hora de ceder sus pretensiones.
“Todas las aspiraciones son entendibles y respetables en la medida que tengan la fuerza para llevarlas a cabo, porque no es cuestión de presentarse a jugar y hacer papelones”, explicó Descalzo.
En tanto, la construcción de las listas de diputados y senadores, tanto a nivel nacional como provincial, presenta menos problemas por la sencilla razón que es la propia Cristina la que comanda ese armado y a “La Jefa” nadie le discute nada, aclaran para no dejar lugar a dudas.
Si bien aún no hay confirmaciones, ya circulan algunos de los nombres que integrarían la lista de diputados nacionales. La kirchnerista Juliana Di Tullio, que tiene que renovar este año su banca, ya tendría el aval de Cristina para estar en uno de los primeros lugares de la nómina.
Además se dice que Héctor Recalde, el titular del PJ bonaerense Fernando Espinoza y Descalzo, serían otros de los nombres en danza que ya habría aprobado la propia Cristina.
El trazo final se dará el sábado y los entendidos advierten que hasta las 24 hay tiempo de que las cosas cambien.