La encuesta se realizó entre personas vinculadas a la construcción y al mercado inmobiliario con el objetivo de conocer su Opinión y las Expectativas relacionadas con su actualidad respecto al impacto del COVID-19, durante el periodo del 27 de mayo y el 17 de junio de 2020, fue de alcance nacional y 407 personas respondieron la encuesta.

La cuarentena no tuvo igual impacto al abrir las respuestas por tipo de actividad desarrollada. Las inmobiliarias, los constructores y los desarrolladores inmobiliarios fueron levemente más pesimistas.

El impacto fue muy negativo para el 58% de las inmobiliarias, 54% de los constructores, 44% de los desarrolladores y 42% de los arquitectos. En cambio, entre los distribuidores, ‘sólo’ para el 37% fue muy negativo.

En tanto, el impacto fue negativo para 45% de los distribuidores, 40% de los arquitectos y 36% de los constructores, inmobiliarias y desarrolladores.
Al agregar las dos categorías, surge que el 93% de las inmobiliarias fue golpeada por la cuarentena, como ocurrió con 9 de cada 10 constructores. Entre los distribuidores y arquitectos, 82% se vio afectado, en tanto que en el caso de los desarrolladores inmobiliarios fue de 80%.

En tanto, mientras el 6% mantuvo sus ventas, otro 4% las incrementó durante la cuarentena. En el caso de las inmobiliarias, casi 6 de cada 10 no tuvo operaciones durante la cuarentena y otro 39% señaló una contracción.

En los casos de constructores, estudios de arquitectura y desarrolladores inmobiliarios, 36% no tuvo actividad. Asimismo, otro 54% de los constructores señaló que su operatoria se contrajo, guarismo que llegó a 58% entre los arquitectos. Entre desarrolladores, 48% vio caer su actividad.

Los distribuidores de materiales enfrentaron un escenario más moderado, probablemente beneficiados por la demanda de insumos para autoconstrucción/refacción y reparación a medida que se avanzó en las diferentes fases de la cuarentena. Del total, sólo 8% no tuvo ventas durante este período y entre los demás, el 76% vio disminuir sus ventas (la mayoría vio caer sus operaciones entre 20% y 80%), el 6% mantuvo el nivel de actividad y 10% tuvo más operaciones.

Las inmobiliarias consideraron que la recuperación sectorial será bastante rápida. El 8% consideró que será inmediata, 23% dentro del primer mes y 35% en los primeros tres meses. También entre los constructores se consideró que será relativamente rápida. El 11% marcó que será instantánea y otro 11% dentro del mes, al tiempo que 27% consideró que se reactivará el sector dentro de los primeros noventa días.

Los distribuidores de materiales y los arquitectos fueron más moderados. Entre los distribuidores, si bien 25% indicó que dentro del primer mes se reactivará la actividad, 24% respondió que será dentro de los tres meses y otro 25% consideró que demandará 6 meses y otro 16% que llevará un año. Entre arquitectos, 23% espera una salida rápida (dentro del primer mes), 24% que llevará 3 meses, 19% que demandará 6 meses y 18% que llevará un año.

Entre los desarrolladores, el horizonte de la recuperación quedó más lejos. Del total, 34% señaló que la reactivación llevará 6 meses y 22% un año.