Los viajes en avión de larga duración traen como efecto colateral el denominado jet lag, un trastorno de sueño derivado de la diferencia horaria con algunos destinos, para lo cual es útil seguir una serie de consejos para antes, durante y después del vuelo.


En tal sentido, la compañía aérea Emirates elaboró un listado de recomendaciones que comienzan con los días previos al viaje, y se aconseja, por ejemplo, ajustar de forma progresiva los horarios a la hora del destino.

También se plantea que a la hora de subir al avión se cambie la hora del reloj como si ya se estuviese en el destino elegido -algunos hasta tienen un días de diferencia, a favor o en contra- y permanecer despierto cuando en el destino es de día, o dormir cuando es de noche.


Asimismo, se recomienda elegir un menú saludable de forma on line, y tratar que evite comidas con alto contenido de grasas, azúcar y sodio.


Durante el viaje, el pasajero que quiera sortear los efectos del molesto jet lag deberá llevar ropa y calzado liviano, usar tapones aislantes para los oídos, máscara para los ojos y almohada para el cuello.


El estar bien hidratado es considerado una cuestión fundamental, por lo que se recomienda beber mucha agua durante el vuelo y también después de aterrizar, así como evitar el consumo de alcohol, la cafeína y alimentos procesados con altos niveles de sodio porque colaboran con la deshidratación.


Caminar y realizar estiramientos para mejorar la circulación, así como degustar una porción de chocolate o frutos secos es un buen consejo para restaurar energías. 


Uno de los secretos que la tripulación de Emirates recomienda como “infalible” a sus viajeros para un viaje que evite los problemas del jet lag es, antes de dormir, frotarse aceite de sésamo en la planta de los pies y luego cubrirlos con medias.


Para después del viaje, si se llega de día, el consejo es buscar la luz solar y pasar el mayor tiempo posible al aire libre y evitar la siesta, pero si es imperioso tomarse ese descanso, que el mismo nosupere los 30 minutos.


Para los vuelos que llegan de noche, recomiendan intentar dormir un poco durante el viaje para así conciliar el sueño al llegar a destino, además de desconectar todos los dispositivos móviles para evitar distracciones.


Un último secreto que la tripulación aconseja es utilizar lentes de sol tres horas antes y después de aterrizar, acción, que dicen, colabora con el ritmo del reloj interno del viajero ajustando los patrones de luz.

(Fuente: Télam)