El Gobierno de la Ciudad enviará a la Legislatura un paquete de medidas económicas que contempla la condonación del pago del impuesto de Alumbrado, Barrido y Limpieza (ABL) a los comercios no esenciales que mañana deberán volver a cerrar en la nueva fase de la cuarentena por el coronavirus.


Así lo anticiparon a Télam fuentes del Gobierno porteño, que además precisaron que la medida se extenderá durante junio y julio próximo y beneficiará a unos 110 mil comercios no esenciales que “refieran a la venta de bienes y prestación de servicios”.


Entre los locales contemplados se destacan bares, restaurantes, librerías, peluquerías, jugueterías, hoteles y gimnasios, algunos de los cuales permanecen cerrados desde el inicio del aislamientos y otros que pudieron reabrir sus puertas, pero mañana deberán bajar nuevamente sus persianas por el endurecimiento del aislamiento.

(Fuente: Télam)