CONCLUIRÁ EN DOS MESES LA REVISIÓN DE TODAS LAS CENTRALES HIDROELÉCTRICAS CONCESIONADAS POR EL ESTADO

84

El Ministerio de Energía y Minería prevé concluir dentro de los próximos dos meses el diagnóstico sobre 22 aprovechamientos hidroeléctricos concesionados por el Estado nacional, a fin de preparar las decisiones técnicas y económicas que permitan delinear su sustentabilidad a mediano y largo plazo.
“El objetivo de la revisión es conocer el estado de situación de cada aprovechamiento hidroeléctrico en operación”, explicaron a Télam funcionarios la cartera de Energía y Minería.
Con ello, añadieron, se podrán “hacer los estudios y realizar, o solicitar sobre esta base, las tareas necesarias a los efectos de mantenerlos en valor, para que puedan seguir brindando su disponibilidad”.
El ministro Juan José Aranguren encargó la tarea al subsecretario de Energía Hidroeléctrica, Jorge Marcolini, quien también preside la empresa estatal Ebisa, la misma que realizó el Estudio de Impacto Ambiental de las proyectadas represas santacruceñas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic.
El Programa de Monitoreo y Evaluación de Centrales Hidroeléctricas se concentra en 22 centrales de las 82 actualmente en operación en el país.
Sobre el total de 82 centrales hidroeléctricas operativas en el país, hay 26 que aún no están interconectadas al SADI (Sistema Argentino de Interconexión) y de las 56 que sí lo están dos son binacionales (Yacyretá y Salto Grande), mientras otras 32 pertenecen a Estados provinciales o a empresas privadas.
De las 22 centrales incluidas en el listado de las revisiones (en su etapa I) sólo resta concluir los análisis en tres ubicadas en el Comahue (Neuquén-Rio Negro): Pichi Picún Leufú, operada por Pampa Energía (en agosto); Arroyito y El Chocón (ambas operadas por Enel, en septiembre).
En la zona patagónica los técnicos de Ebisa ya completaron los estudios de las hidroeléctricas Alicurá (de AES Argentina Generación); Planicie Banderita (de Orazul Energy); Futaleufú (de la firma homónima); y Ameghino (de Hidroeléctrica Ameghino).
También se concluyeron las evaluaciones de los aprovechamientos Río Grande (gestionado por el Empresa Provincial de Energía de Córdoba, EPEC), en la zona Centro; y de seis centrales mendocinas en la zona Cuyo: Los Reyunos, Agua del Toro y El Tigre (de Hidroeléctrica Diamante S.A.) y Nihuil I, II y III (operadas por Hidroeléctrica Nihuiles S.A.).
En la zona Norte, por último, terminó el monitoreo de siete centrales: los casos más recientes fueron los de Cabra Corral y El Tunal, en Salta, ambos de AES Generación.
En Tucumán se incluyó a El Cadillal, Escaba y Pueblo Viejo (de Hidroeléctrica Tucumán S.A.); y en Santiago del Estero, las represas de Rio Hondo y Los Quiroga (de Hidroeléctrica Río Hondo S.A.).
Las revisiones apuntan a contar con los elementos necesarios para iniciar tratativas con los concesionarios, si bien algunos contratos vencen en plazos de 9 a 27 años.
Esos son los casos de El Cadillal, Pueblo Viejo y Escaba (que suman 57 Mw de potencia y cuya concesión se extiende hasta 2026); Pichi Picún Leufú (285 Mw, hasta 2029); y Ameghino (47 Mw, hasta 2044).
Otras tres hidroeléctricas que aportan hoy 585 Mw (Cabra Corral, El Tunal y Futaleufú) tienen contrato hasta 2025, según la documentación relevada por Ebisa.
En 2024 vencerán las concesiones de ocho centrales que totalizan una potencia de generación eléctrica de 650 Mw: las dos santiagueñas y las seis mendocinas.
Los vencimientos más inmediatos (en 2023) son los de cinco de las seis represas que funcionan en el Comahue: Planicie Banderita, Alicurá, Piedra del Aguila, El Chocón y Arroyito.
El conjunto de estas centrales triplica el aporte de todas las anteriores sumadas, ya que ofrecen al SADI 4.310 Mw de potencia instalada.
“Si bien es previsible que las negociaciones entre el Estado nacional y los concesionarios correspondan al gobierno nacional que asuma en 2019, los trabajos técnicos permitirán tomar decisiones orientadas a optimizar los aprovechamientos y hacerlos más eficientes con menores costos”, concluyen en Energía y Minería.