CON VOLCANES, MAR, AVENTURA Y CULTURA, NICARAGUA VIENE POR MÁS TURISTAS ARGENTINOS

22

Con los mares que la bordean al este y al oeste, volcanes y turismo aventura, entre otros atractivos, Nicaragua busca aumentar el ya creciente número de visitantes de Argentina, su segundo mercado emisor sudamericano, y desplegó toda su oferta en una exposición en la ciudad de Buenos Aires.
Con sus 130 mil kilómetros cuadrados (menos que Uruguay y similar a Santiago del Estero) es el país más grande de Centroamérica y, entre las costas del Caribe y el Pacífico encierra ciudades históricas, una variada gastronomía, diversidad cultural y las rutas de las montañas, del café y del ron.
Conocida como una tierra de poetas, lagos y volcanes y por su gente sumamente hospitalaria, tras más de un siglo de violencia -invasiones, dictaduras y guerras- Nicaragua se recompuso en las últimas décadas y se posicionó en 2016 como el segundo país en seguridad en América, detrás de Canadá.
Así lo aseguraron el embajador nicaragüense en Argentina, José Luis Villavicencio, y la cónsul en Buenos Aires, Leydi Pol Ubau, quienes ayer encabezaron la presentación de la oferta turística de su país en el hotel Four Seasons, de Buenos Aires.
Allí expusieron otros datos duros de interés para Argentina, como que el año pasado recibieron 4.908 turistas de este país, lo que implicó una suba del 15,6% en relación a 2015, aunque es una porción pequeña del total de turistas ingresados en 2016: 1.504.414.
No obstante, la cifra colocó a Argentina como segundo emisor de turismo hacia Nicaragua en Sudamérica, detrás de Colombia, con una tendencia creciente también este año, ya que el acumulado de enero a mayo implica un incremento del 14,6%, en términos interanuales.
Pero la comitiva nicaragüense vino por más y recordó que los turistas argentinos no necesitan visa para ingresar a la patria de Rubén Darío, aunque sí la vacuna contra la fiebre amarilla.
Los representantes diplomáticos también hablaron de sus playas de aguas cristalinas y arenas negras volcánicas, especialmente en el Pacífico -sobre el Caribe aún falta desarrollar el turismo, admitieron-, donde se encuentra Tola, la quinta mejor playa catalogada para surf en el mundo.
Además mencionaron las posibilidades de turismo de montaña en las numerosas elevaciones de Nicaragua, en especial en Matagalpa, Jinotega, Estelí y Nueva Segovia y destacaron el atractivo y recientemente descubierto Cañón del Somoto, con sus inmensos paredones en medio de la selva y el río que corre por el fondo.
Sobre turismo volcánico, consideraron imperdibles los tours nocturnos al volcán Masaya para ver el magma hirviente que desde su última erupción -en 2013- salpica e ilumina desde el fondo del cráter.
También recomendaron practicar “sandsurf” sobre las oscuras arenas en pendiente del volcán Cerro Negro y otras actividades vinculadas al turismo aventura en cualquiera de sus 26 volcanes, de los cuales ocho están en actividad.
Al hablar de Managua, resaltaron el Parque Puerto Salvador Allende, ubicado sobre el malecón del lago de la capital del país, donde se instalaron numerosos restoranes, confiterías, pubs y se desarrollan muestras artísticas y culturales.
El Puerto Salvador Allende es la cita obligada, especialmente en fines de semana, de vecinos y turistas en esa ciudad, donde además se pueden abordar barcos para dar un paseo por el lago de Managua, o Xolotlán.
La gastronomía está presente como atractivo turístico en todas los pueblos y regiones, con el café molido a mano, los nacatamales (similares a los tamales, pero con hojas de palmera), el tradicional gallo pinto (con porotos y arroz), platos en base a frutos de mar y huevos de tortuga marina y el maíz presente en muchas comidas y en su bebida típica, el pinol.
Ciudades como Granada o León conservan en sus edificios el acervo cultural arquitectónico, con estilos coloniales, y están entre las preferidas para hospedarse por el turismo centroamericano y europeo, respectivamente.
Masaya, vecina al mencionado volcán, junto al lago de Nicaragua con sus 365 isletas -entre ellas la famosa Solentiname- es otra ciudad que guarda historia antigua y reciente, vinculada a la revolución sandinista, que tras un largo proceso devino en el actual “Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional”.
El embajador Villavicencio explicó en un aparte con Télam que esta reinserción de Nicaragua en el mundo y su crecimiento para atraer turistas e inversores del sector cobró impulso a partir de 2007, en base a las experiencias acumuladas desde 1979, cuando el Sandinismo subió al poder.
“Un proceso de pacificación se inició a partir de los años 90; ganamos nuevamente las elecciones en 2006 para comenzar el gobierno en 2007, hicimos una proyección de trabajo, de gobernar con estabilidad, seguridad y paz”, dijo.
Para generar riqueza, producción y combatir el desempleo, consideraron que lo mejo “era a través de las alianzas, y entonces iniciamos en esa época un acercamiento de comunicación y coordinación con el sector privado”.
Actualmente, “el gobierno y la empresa privada trabajan en materia de desarrollo económico de manera conjunta, eso nos permitió iniciar a establecer las rutas de turismo junto con ellos, y el gobierno no le pregunta a nadie de qué partido político es ni mucho menos”, puntualizó el embajador.
Villavicencio enfatizó: “Lo que hemos hecho es levantar la bandera azul y blanca de Nicaragua frente a todo el potencial y las riquezas naturales que tiene el país y más aún las riquezas humanas, porque Nicaragua es un país muy hospitalario y muy atractivo desde el punto de vista de las relaciones personales”.