Con swap chino y bancos extranjeros, llegaría a u$s 70.000 millones el “superpaquete”

Por Guillermo Laborda.- El súperpaquete del FMI a la Argentina tendrá hoy su bienvenida en los mercados. Brasil debería contener la fuga de divisas con la fuerte intervención que anoche planeaba su banco central. Resta en Argentina aún el anuncio del swap con China y un aporte adicional de bancos extranjeros. Es decir que el total del súper paquete puede llegar a ascender a los u$s 70.000 millones. Una masa de fondos que más que duplica las reservas del BCRA.
Pero el desafío para el gobierno recién comienza. Debe cumplir con las objetivos que se tracen en las metas trimestrales. Monetarias y fiscales. Algo para el Guinness: será el 2019 el primer año de un fuerte ajuste fiscal en medio de las elecciones presidenciales. Inédito.
Las dudas sobre cómo llegará Macri a los comicios del 2019 no se despejan aún. Su imagen se desplomó 15 puntos y como indica la teoría, lo que baja rápidamente, sube lentamente. Dependerá además de cómo se ejecute el acuerdo. Las dudas pasan una vez más por el BCRA. No tiene más margen de error Federico Sturzenegger. Se lo notó ayer con una posición defensiva cuando debería haber sido lo contrario. Debe ser cuidadoso en las definiciones sobre la tasa de interés. Puede seguir exagerando la super tasa, ahora en 40 por ciento, extendiendo así la recesión de la economía. Tras el 28-D, no se puede acercarse al BCRA y menos con la intención de bajar las tasas. La teoría de que la tasa de interés todo lo soluciona es peligrosa. Hay diferencias de Federico Sturzenegger en ese sentido con el propio Dujovne y el ministro Caputo. Las internas persisten.
Ya en El Efeté se anticipó qué Dujovne tiene previsto un 2019 sin contar con el Presupuesto aprobado en el Congreso. En paralelo se reabre la pelea gremial. Moyano define su parte martes. Lo fijaría para el jueves 14. No contempla que aún está vigente la conciliación obligatoria por lo que incurrirá en violacion de la ley. Mirando su track récord, es un especialista en violar las leyes. Lo de la CGT es más previsible. Necesita mostrar la CGT que se enfrenta al gobierno hasta en pequeños cosas y así calmar a las bases gremiales. Al gobierno le conviene gremios débiles pero no tanto.