CON NOVEDADES, MÉXICO SE PREPARA PARA LAS ELECCIONES MÁS GRANDES DE SU HISTORIA

16
Por Miguel Ángel López Rojas, especial.

Novedades cuantitativas, como la elección simultánea de 3.400 cargos, y cualitativas, como la formación de un frente sin precedente entre fuerzas de la derecha tradicional y la izquierda histórica, perfilan los comicios generales que México celebrará a mediados de 2018 como los más grandes y originales de su historia.
El conservador Partido Acción Nacional (PAN) y el centroizquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) formalizaron semanas atrás ante las autoridades electorales el Frente Ciudadano de México (FCM), que también integra el Movimiento Ciudadano (MC).
El anuncio busca fortalecer la presencia de sus integrantes en la jornada electoral más grande a realizar en este país, en la que se elegirán más de 3.400 cargos públicos en un proceso que el presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, calificó como “histórico”.
De este modo se prevé que al menos tres candidatos compitan por la presidencia de México el 1 de julio de 2018: el del FCM; el del Partido Revolucionario Institucional (PRI) gobernante y el del izquierdista Movimiento de Renovación Nacional (Morena), junto al Partido del Trabajo (PT).
La dirigente del PRD Alejandra Barrales reconoció que existen diferencias ideológicas entre los integrantes del FCM. Sin embargo, “no pretendemos mimetizarnos sino unirnos porque lo que está en juego es algo más allá de lo electoral: lo que nos define es nuestro compromiso por México”, sostuvo.
Es la tercera vez en la historia del país que se registra un frente. En 2006 y 2012 se crearon el Frente Amplio Progresista y el Diálogo por la Reconstrucción de México, integrados por el PRD, PT y Convergencia, teniendo como candidato en ambos casos a Andrés López Obrador.
El acuerdo de ir de la mano la izquierda y derecha en 2018 a través del FCM generó críticas al interior y fuera de los partidos, como lo apuntó la senadora Dolores Padierna, antes militante del PRD y ahora de Morena, al afirmar que tenía “la esperanza de que fracase, se frustre esa alianza con la derecha”.
Padierna aseguró que hizo todo “lo humanamente posible” para evitar la alianza, a la que calificó como “un hundimiento” para el PRD.
El analista Leo Zuckermann opinó que esta unión va contra natura por las contradicciones que conlleva la convivencia política entre sus integrantes, quienes manifestaron diferencias en temas cruciales como las reformas energética y fiscal.
Sin embargo, expertos locales consideran que la creación del bloque busca enfrentar a Morena y a su líder, López Obrador, quien pese a que no oficializó su candidatura se perfila como la única propuesta de esa organización.
Una reciente encuesta de El Universal/Buendía&Laredo indicó que Morena cuenta con 23% de la intención de voto para de presidente; el PAN, 19%; el PRI, 16%, y el PRD, 6%, mientras el resto de los partidos registrados está por debajo de los cinco puntos y 18% evitó responder.
Las mayores críticas al FCM provienen de los fundadores del PRD, partido que surgió en 1989 tras una ruptura dentro del PRI por los resultados electorales de 1988, y al que aportaron diversas organizaciones de izquierda, entre las que estaban los herederos del ex Partido Comunista de México (PCM).
En tanto, el PAN, fundado en 1939, se caracterizó por ser un partido conservador y relacionado con la Democracia Cristiana. En 2000 ganó la presidencia de México para terminar con 70 años de gobiernos priístas, y volvió a triunfar en 2006.
El FCM “es más un frente anti López Obrador que anti PRI, porque en este momento (el PRD) trae muchos acuerdos con el gobierno priísta, en cambio no trae compromisos con la izquierda mexicana, con la verdadera oposición”, dijo el ex dirigente perredista Leonel Godoy, quien se fue a Morena tras la alianza.
El también ex gobernador de Michoacán y fundador del PRD consideró que su ex partido abandonó sus dos pilares: el socialismo y el idealismo cardenista, que refiere al ex presidente mexicano Lázaro Cárdenas (1934-40), impulsor de importantes reformas sociales en este país.
Morena, partido que logró su registro en 2014, surgió de una división del PRD encabezada por el dos veces ex candidato presidencial López Obrador, quien dejó 23 años de militancia por diferencias con su dirigencia.
Un vez definidos los bloques que se espera participen en los comicios de 2018, el reto será aterrizar los acuerdos con el grueso de los militantes y evitar fracturas, así como consolidar un candidato de unidad, principal requisito para tener un papel competitivo.
La analista Ivonne Melgar afirmó que la mayoría consideró muerto al frente desde su nacimiento y que se destruirá a la hora de definir a su candidato presidencial.
Sobre todo al interior del PAN, partido con mayor porcentaje en las preferencias, donde existe una fuerte lucha por la candidatura entre su dirigente nacional Ricardo Anaya, la ex legisladora y esposa del ex presidente Felipe Calderón, Margarita Zavala, y el ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle.
Sin embargo, para el analista Héctor de Mauleón, el FCM ha sido avalado por la mayoría de la militancia de los partidos que lo conforman y entre las fórmulas que baraja para seleccionar su abanderado está nombrar a cinco o seis candidatos, por cada fuerza que conforma la alianza y algunos independientes.
Lo cierto es que hasta ahora, el único candidato definido es López Obrador, pues en el PRI está en proceso de selección entre militantes con antigüedad y no militantes, entre los que se mencionan a los secretarios de Gobernación, Miguel Chong; Educación, Aurelio Nuño, y Hacienda, José Meade, entre otros.
Además de la elección presidencial en julio, se renovará el Congreso bicameral, nueve gobernaciones, diputaciones locales y alcaldías en 30 de los 32 estados del país, donde se cuenta con un padrón de 85,9 millones de ciudadanos, de los cuales 41,3 millones son hombres y 44,6 millones, mujeres.