CON COREA DEL NORTE EN CRISIS CON SUS ALIADOS, EEUU SUMÓ APOYOS A LAS SANCIONES ORDENADAS POR LA ONU

26

En un nuevo round por el conflicto en el mar de Corea, la diplomacia estadounidense cosechó apoyos a las nuevas sanciones contra Corea del Norte ordenadas por la ONU, especialmente en los países del sudeste asiático, mientras que en un gesto inédito Pyongyang cargó contra China y Rusia, sus aliados históricos, al advertir que deberán “pagar caro” su apoyo a Estados Unidos.
El consenso alcanzado el sábado pasado por los países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU para aplicar nuevas sanciones a Corea del Norte, que profundizarán las consecuencias económicas del país comunista, fue celebrado hoy por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.
“Después de muchos años de fracaso, los países se están uniendo para abordar finalmente los peligros que presenta Corea del Norte. Debemos ser duros y decididos” escribió Trump hoy en su cuenta oficial de la red social Twitter, el medio a través del cual vierte cotidianamente sus opiniones.
Las declaraciones del mandatario norteamericano coinciden con la gira oficial del secretario de Estado de ese país, Rex Tillerson, quien participó de la reunión anual de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean), en la capital de Filipinas.
Así, Manila fue el escenario en el que Estados Unidos consiguió rubricar con los países de la región las sanciones acordadas, al punto que el canciller de Filipinas, Alan Peter Cayetano, le trasmitió en persona a su par norcoreano, Ri Yong-ho, el rechazo del organismo a las pruebas armamentísticas del régimen de Kim Jong-un.
Incluso, el eje central de la cumbre en la que se celebró el 50 aniversario de la fundación de la Asean, cerró con un llamamiento a Corea del Norte para que ponga fin al “peligroso punto muerto”.
Como continuidad de la estrategia para cosechar apoyos a las medidas, Tillerson, consiguió también durante la cumbre un respaldo explícito por parte de sus homólogos de China, Rusia y Corea del Sur.
Este gesto por parte de Beijíng y Moscú, provocó una reacción inusitada por parte de Pyongyang.
Corea del Norte cargó contra sus socios más cercanos, y aseguró que el respaldo a las nuevas sanciones deberían hacerles “sentir vergüenza” y advirtió que deberán “pagar caro” por ese apoyo.
Un texto publicado hoy por la agencia estatal de noticias KCNA, vocero del gobierno norcoreano, criticó que Trump, al que considera el principal impulsor de las sanciones, “extendió su agradecimiento a China y Rusia por cooperar en la adopción de la resolución”.
Los países que apoyaron las sanciones, opinó el gobierno comunista en el artículo, lo han hecho “tras dejar atrás su credo, su conciencia y obligaciones y deberían sentir vergüenza ante la conciencia del mundo, reflexionar profundamente sobre sus errores ante la severa corte de la historia y de la humanidad y pagar caro por ello”.
En rigor, el documento apunta contra los 15 países que apoyaron unánimemente el castigo de “estar asustados por las amenazas de sanciones de Estados Unidos”, aunque carga las tintas con dureza contra China y Rusia, ambos miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, que a diferencia de otras instancias, esta vez dieron su visto bueno a las nuevas sanciones.
La posición norcoreana pareciera reflejar el deterioro en las relaciones con su entorno más cercano ante la escalada de sus pruebas de armas y también su enojo por la dureza de este nuevo castigo de la ONU.
En este sentido, el canciller chino, Wang Yi, reconoció que el apoyo de su país a las resolución de las Naciones Unidas tendrá consecuencias en su relación con Corea del Norte.
Durante su intervención ante un foro de seguridad regional en Manila realizado ayer a última hora, Wang dijo que “debido a los tradicionales lazos económicos de China con Corea del Norte, será principalmente China la que pague el precio por implementar la resolución”.
“Pero para proteger el sistema de no proliferación internacional y la paz y estabilidad regionales, China, como hasta ahora, implementará íntegra y estrictamente todo el contenido de la resolución pertinente” agregó el canciller en un comunicado posterior citado por la agencia de noticias Reuters.
Mientras se sucedían estas reacciones, Tillerson llegó a Bangkok procedente de Manila, donde prosiguió su política de movilizar una respuesta global contra la amenaza de Corea del Norte.
“Tailandia es amigo tanto de Estados Unidos como de Corea del Norte. Pero tenemos que acatar la resolución de la ONU”, dijo el canciller tailandés, Don Pramudwinai en un comunicado difundido tras la reunión con Tillerson durante su breve paso por la nación del sudeste asiático, uno de los principales socios históricos a nivel comercial de Pyongyang.
En la nota, Don destacó también la caída en hasta un 94% del volumen comercial entre Tailandia y Corea del Norte desde el año pasado, un dato que refleja la efectividad de las sanciones con un país con el que mantienen relaciones diplomáticas desde hace 42 años, reseñó la agencia EFE.