Cómo se presenta esta semana (y los Treasury)

162

Por Alejandro A. Tagliavini*

                  Wall Street terminó la semana con descenso considerable cercano al 2,5% y, aunque todavía aguantan los niveles de seguridad, como vengo diciendo lo cierto es que está sobrevalorada porque han sobreestimado el levantamiento de la represión a los mercados por parte de los Estados, que no se está dando con tanta rapidez y por el exceso de liquidez dados los paquetes de “estímulo”. Como señala Julian Yosovitch, desde el 23 de marzo, el S&P500 subió 37%, y el sector tecnológico 39,5%. Pero el viernes terminaron a la baja en parte por la decisión de la Fed de limitar a la banca el reparto de dividendos y la recompra de acciones. 

                  Zafa el Nasdaq 100 que también pierde un 2,5% en la semana, pero a diferencia del resto gana un 12,78% en 2020. 

En estos gráficos gracias a Christian Buteler pueden verse los rendimientos de los mercados: 

                    El S&P 500 y el Dow Jones han sido incapaces de superar sus resistencias en los 3.190 y 27.000 puntos y los analistas no descartan un latigazo bajista hasta los mínimos de mayo. Cabe destacar Gap (NYSE:GPS) cuyas acciones se dispararon un histórico 18,8% -máxima subida diaria en 40 años- en la sesión. Sucede que, a pesar de las dificultades económicas, anunció un acuerdo con Kanye West para nueva línea que se llamará Yeezy Gap.

                    Según Fawad Razaqzada con los mercados considerablemente arriba de sus mínimos de marzo, pareciera que el estímulo de la Fed ya ha sido absorvido. 

S&P 500

S&P 500

                  Los futuros del S&P 500, presentados en el gráfico anterior, llevan luchando desde el comienzo de la segunda semana de junio. La tendencia alcista parecía intacta, ya que se mantiene por encima de la media de 200 días y de una línea de tendencia ascendente. Sin embargo, un repunte a la baja limpio por debajo de los mínimos del jueves registrados en 3.005 probablemente marcaría el comienzo de una tendencia bajista. 

                  Michael Kramer señala que ni las tecnológicas se salvan. El NASDAQ 100, que la semana pasada tocó sus máximos históricos, se ha acercado a su soporte en los 9.775 enteros. De hecho, se ha quedado a un 0,75% de este nivel y sube desde marzo un impresionante 44,5%, superando holgadamente el repunte del S&P 500 del 39,4%. Pero así ha quedado en una situación precaria, valorado en su nivel más alto en relación con el S&P 500 desde la burbuja dot.com de finales de los noventa. Puede ser un signo de los tiempos, y un vistazo hacia el futuro.

Daily NASDAQ 100 Index

Daily NASDAQ 100 Index

               El NASDAQ 100 (NDX) cotiza apenas debajo de 3,3 veces el valor del S&P 500. La última vez que registraba esta valoración fue el 10 de marzo del 2000, dos semanas antes de que todo se derrumbara y terminó tocando techo en máximos históricos el 24 de marzo del 2000, en el nivel de 4.816, tras subir un 300% en los 18 meses anteriores, mientras que el S&P 500 también alcanzó su punto máximo el mismo día, en 1.552,87, tras subir el 53%.

Daily NDX:SPX Ratio

Daily NDX:SPX Ratio

                 Los años siguientes con el estallido de la burbuja tecnológica fueron brutales para el NASDAQ 100 y esta relación se derrumbó a 1 en octubre de 2002 y el NDX tardó casi 17 años en recuperar ese pico del año 2000. El S&P 500 tardó siete años en volver a los máximos de marzo del 2000. En el período desde 2018 hasta finales de 2019, el NASDAQ 100 cotizaba a aproximadamente 2,6 veces el S&P 500, equivalente al NASDAQ 100 hoy en 8.015 o un 20% por debajo de su valor actual, suponiendo que el S&P 500 no disminuyera junto con el NASDAQ.

                    El NASDAQ 100 ha subido por empresas como Apple (NASDAQ:AAPL), Microsoft (NASDAQ:MSFT), Amazon (NASDAQ:AMZN), Alphabet (NASDAQ:GOOGL), y Facebook (NASDAQ:FB), las más grandes por capitalización de mercado que representan más del 40% del índice y, además, representan alrededor del 20% del S&P 500. O sea que, si el NASDAQ cae es probable que al S&P 500 le suceda algo parecido.

Daily Amazon.com Shares

Daily Amazon.com Shares

                      Mientras aumenta el temor a que no se abran las economías, el petróleo retrocede, el oro alcanza los US$ 1.784/onza en la que es su tercera semana consecutiva al alza. Se va cumpliendo lo que decía en una columna anterior y toca un nuevo máximo en el año, un nivel que no se veía desde 2012. La rentabilidad se acerca al 17% en lo que va de año.

                      Y hablando de refugios destacan los bonos del Tesoro, los “treasury”. El rendimiento del bono a 10 años está en 0,64% y casi no varía desde fines de marzo. Estos bonos han subido un 9% en 2020, el mejor desempeño durante el primer semestre del índice Bloomberg Barclays del Tesoro de EE.UU. desde 1995.

             Atención al testimonio del presidente de la Fed y el secretario del Tesoro ante la Cámara el martes. La Fed ha ayudado a limitar los rendimientos mediante la compra de US$ 80.000 M al mes de treasuries, así sus tenencias aumentaron en unos US$ 1.9 B este año, hasta alcanzar un nivel sin precedentes de $ 4.2 B. Así las cosas, al finalizar el trimestre a media semana, los bonos del Tesoro podrán recibir apoyo y los analistas creen los fondos intenten reequilibrar las carteras vendiendo acciones y comprando valores de renta fija. En JPMorgan Chase & Co. dicen que los fondos podrían descargar hasta US$ 170.000 M en acciones.

               En cuanto a la Argentina, el endurecimiento de la cuarentena es el punto final, no solo por la destrucción apocalíptica de la economía sino porque hace desaparecer lo poco que quedaba de seguridad jurídica. No queda nada por hacer, solo salir al blue. 

               Los inversión hasta ahora favorita, los Cedear, además de lo que vimos sobre Wall Street, tiene que lidiar con el CCL.

El SP Merval en dólares y los ADR tienen un futuro de terror.

                  Los plazos fijos están debajo de la inflación (30% contra al menos 50%) que se viene dada le emisión monetaria que será más que astronómica dado el aumento del gasto que sube 100% interanual (i.a.) y la casi desaparición de la recaudación que, según Econométrica, creció 12% i.a. en los primeros 5 meses del año. Así, la emisión ya supera la de los últimos 30 años y va para mucho peor. La demanda de moneda local por el momento es alta, y el IPC está reprimido. Los plazos fijos pre cancelables UVA, que ajustan por inflación en el mediano plazo no podrán competir con el blue. 

                 Los bonos en dólares están condicionados por el inevitable default que se viene -aun cuando ahora se llegue a un acuerdo, el gobierno en el futuro no podrá cumplir lo que empujará una inevitable devaluación oficial del peso- en tanto que los bonos en pesos se vienen pagando y son de dos tipos: los Bonos CER y los Badlar. Los indexados por CER ajustan su capital por ese índice ligado a la inflación y pagan una tasa de interés, aun así no podrán competir con el blue, siendo el más recomendable el TC21, con vencimiento en julio del 2021 y un rendimiento de CER + 7% de interés. 

                          Los indexados por Badlar pagan un interés ligado a la tasa de los plazos fijos superiores a $1 M -como el TB21 que paga 40% anual y vence en agosto 2021-, cotizan a descuento de modo que si se los espera hasta el final se gana en capital y los intereses, aun así en el mediano plazo no pueden competir con el blue.

Apéndice para traders novatos:

                       “Esto del trading no va de economía, va principalmente de fortaleza emocional. Adquirida con esfuerzo y entrenamiento. Como todo en la vida.”, decía el famoso trader William D. Gann. En tanto que Paul D. MacLean, neurocientífico, asegura que en el 95% de los casos nuestros pensamientos son negativos, y debemos aprender a controlarlos porque, como decía Epicteto, “No nos afecta tanto lo que nos sucede, sino lo que nos decimos nosotros mismos acerca de los que nos sucede”.

                         Por su lado el experto trader Fernando Arias aconseja cambiar esa concepción del principiante que pretende cazar una tendencia desde su inicio hasta su final. Debemos aprender a “conformarnos” con conseguir una serie de puntos diarios. Esa es la clave del éxito. Una vez que tengamos esa consistencia, solo debemos aumentar el lotaje/contratos para obtener mayores beneficios. Esta una de las claves del psicotrading básicas junto con el no “arrepentirse” por no haber entrado en una tendencia. Si el precio se ha ido sin ti, no pasa nada, el mercado continuamente da nuevas oportunidades.

*Asesor Senior en The Cedar Portfolio  y miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com