CHINA TRABAJA EN UNA TECNOLOGÍA PARA HACER PAGOS ONLINE A TRAVÉS DE RECONOCIMIENTO FACIAL

30

El popular sistema de pagos online Alipay, del gigante de comercio electrónico chino Alibaba, trabaja en una tecnología de escaneo de cara vinculado a la cuenta bancaria del usuario para que se pueda abonar a través del reconocimiento facial.
“Esperamos que comience lo antes posible”, auguraron desde Alibaba sobre esta tecnología considerada por la MIT Technology Review como una de las diez más avanzadas del mundo.
En tanto, el gigante del comercio electrónico aseguró que la información de las personas utilizada en este servicio hasta ahora es privada y no se comparte con el gobierno.
El sistema Alipay ya cuenta con 600 millones de usuarios y solo en 2016 sumó “50 mil millones de transacciones”, afirmó a Télam William Shi, del departamento de Asuntos Públicos, en la sede central de Alibaba.
Dirigida por el magnate Jack Ma, Alibaba es el consorcio privado chino de comercio electrónico con portales de ventas business-to-business, de venta por mayor, por menor y entre consumidores, como Taobao en China y Aliexpress para el resto del mundo.
En diálogo con Télam, Shi también contó que están trabajando en la exploración más profunda de inteligencia artificial en sus servicios. En este sentido, el 97% de las preguntas y sugerencias a los clientes de Aliexpress y Taobao se hacen con este sistema.
Con intenciones de desembarcar en Argentina, la sede central de este gigante del comercio electrónico se ubica en Hangzhou, una de las ciudades más bellas de China que se presenta al mundo como la ciudad “de la ciencia y la técnica del futuro”.
Uno de esos espacios es Dream Town, una villa que alberga el talento, el capital y la industria de Internet para promover nuevos proyectos.
Hasta ahora, este centro estilo incubadora de emprendimientos que promueve el financiamiento ya cuenta con 56 proyectos que obtuvieron una inversión de un millón de yuanes.
Asimismo, allí más de 4.500 jóvenes de talentos desarrollan y desarrollaron sus ideas virtuales, muchas de ellas apadrinadas por Ma, que mira de cerca lo que sucede en este complejo de la industria de Internet, uno de los diez mil que tiene China.