CHINA “AMA LA PAZ” PERO REPELERÁ “CUALQUIER INVASIÓN” CON UN “EJÉRCITO DE CLASE MUNDIAL”, AFIRMÓ XI

29

El presidente chino, Xi Jinping, conmemoró hoy el 90 aniversario de la creación del Ejército Popular de Liberación (EPL) con un inédito desfile, durante el cual advirtió que su país ama la paz pero va a “luchar contra cualquier invasión” y construirá un “Ejército de clase mundial”.
Es la primera vez que China, que el mismo día acordó resolver por medios pacíficos las disputas territoriales con el Sudeste Asiático e inauguró su primera base extranjera en Yibutí, realiza un desfile el 1 de agosto con motivo del aniversario de la creación del Ejército.
La demostración de poderío militar, que movilizó 12.000 soldados, cientos de blindados y de aviones de guerra, no tuvo lugar en Beijing, sino en Mongolia Interior, a centenares de kilómetros de la capital, desde donde lo observó el presidente del país y comandante en jefe del EPL.
En un discurso de casi una hora, pronunciado en la sede del Legislativo, el Gran Palacio del Pueblo en Beijing, el presidente y comandante en jefe Xi aseguró que China “nunca invadirá otros países pero puede luchar contra cualquier agresión”.
Los expertos consideran que las palabras del presidente van dirigidas ante todo a Estados Unidos y a sus vecinos, con los que China tiene disputas territoriales por islas en el mar de la China Meridional y Oriental, que controlan la más transitada vía marítima del planeta.
“Nunca permitiremos que alguien separe una parte del territorio chino de tierra firme”, dijo Xi Jinping durante su discurso de aproximadamente una hora, informaron las agencias EFE y DPA.
Sin embargo, en un gesto que apunta a la resolución de la cuestión de soberanía en el mar de China Meridional por acuerdos entre partes y no por confrontación, Beijing y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) suscribirán esta semana un acuerdo que permitirá avanzar en las negociaciones para resolver sus disputas territoriales.
El “Acuerdo marco para el Código de Conducta en el Mar de China Meridional” se firmará el domingo en Manila durante la cumbre ministerial entre los cancilleres chino y de los 10 países miembros del club regional, informó anoche el canciller filipino, Robespierre Bolivar.
El portavoz aseguró que la aprobación “cimentará el compromiso” de ASEAN y China para negociar el código de conducta, que las partes discuten desde hace años como mecanismo para prevenir conflictos en la disputa en esta zona marítima.
Filipinas y otros tres socios de la ASEAN -Brunei, Malasia y Vietnam- se disputan junto a Taiwán y China la soberanía de varias islas del Mar del Sur de China, un estratégico espacio marítimo rico en recursos naturales, que Beijing reclama casi en su totalidad.
Esos acuerdos, de prosperar, dejarían fuera de la cuestión a los Estados Unidos, que defiende sus intereses en el área en nombre del derecho a la libre navegación de los mares.
Por otro lado, ante las más de 3.000 personas, la mayoría de ellos militares, que recibieron entre aplausos a los máximos líderes del país y escucharon atentamente la intervención del comandante en jefe, Xi destacó que el EPL es una institución “del pueblo, para el pueblo y por el pueblo”.
En un apretado resumen, Xi historió la relación entre el EPL y el Partido Comunista de China (PCCh), que por mandato constitucional ejerce el gobierno del país, y señaló, entre aplausos y citando a Mao Zedong, que el partido dirigía a las Fuerzas Armadas, y no al revés.
También resaltó los más importantes logros del EPL en 90 años, entre otros la lucha contra la invasión japonesa, a la que equiparó con la guerra civil entre los comunistas y los nacionalistas del Kuo Min Tang (KMT, hoy confinado en Taiwán, a la que Beijing considera una provincia rebelde), y la resistencia contra Estados Unidos en Corea.
Al mismo tiempo, el presidente de China resaltó la modernización de las Fuerzas Armadas, y destacó la necesidad de que se conviertan en una fuerza “de clase mundial”.
Aunque las Fuerzas Armadas chinas son las más grandes del mundo en cuanto a personal con dos millones de personal en servicio, a nivel tecnológico van rezagadas respecto de los países más desarrollados.
Bajo el mandato de Xi también fueron juzgados por casos de corrupción importantes generales de la hasta ahora casi intocable cúpula del Ejército, y el mandatario, que presidió a distancia el desfile, requirió unas FFAA “limpias y libres de corrupción”.
La Marina es hasta ahora la prueba más clara del avance de la modernización militar. En abril comenzó a funcionar el segundo portaaviones del país y ya está lista la primera base militar china en el extranjero, en Yibuti, África oriental, que se inauguró hoy.
Yibuti ya cuenta con bases militares de EEUU, Francia y Japón, que sirven entre otros objetivos para dar apoyo a navíos de guerra que escoltan a convoyes de ayuda humanitaria a diversos países de la región o vigilan las aguas de la zona contra la piratería marítima.