CHILE MEJORARÁ VOLUMEN DE NEGOCIOS CON ARGENTINA

La delegación oficial de Chile que encabeza en Buenos Aires el presidente Sebastián Piñera buscará mejorar el comercio bilateral con su contraparte de Argentina, que ostentó en el primer bimestre el superávit de una balanza de escaso volumen de negocios.
Un análisis de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) reflejó que, en 2017, el intercambio comercial entre Argentina y Chile tuvo un incremento interanual de 16,4 por ciento, la tasa de crecimiento más elevada desde 2005, al alcanzar los 3.476 millones de dólares.
Sin embargo, pese a que en el último año se evidencia una recuperación del comercio bilateral respecto a 2016, aún se encuentra por debajo de las cifras alcanzadas en años previos que alcanzó su récord histórico en 2011 al superar los 6.000 millones de dólares.
En febrero, el comercio con Chile dejó un superávit de 193 millones de dólares y las exportaciones argentinas ascendieron a 243 millones de dólares, con una suba de 25,9 por ciento con respecto al mismo mes del año anterior.
Los aumentos en las ventas se registraron en productos primarios y en combustibles y energía, en tanto disminuyeron levemente las exportaciones de manufacturas de origen agropecuario (MOA) e industrial (MOI), de acuerdo con cifras oficiales.
Piñera llegará a Buenos Aires mañana a las 20, acompañado por una delegación de empresarios chilenos, con la que se procurará generar inversiones en Argentina y proseguir la ampliación del comercio encauzada en el último tiempo.
El 2 de noviembre pasado, las empresas de ambos países quedaron habilitadas a participar en los procesos de compras públicas del Estado vecino, con un tope de 150.000 dólares, entre varios acuerdos orientados a profundizar la integración bilateral, con disposiciones que abarcaron también áreas como inversiones y servicios.
Desglosado por ítems, las exportaciones de productos a Chile en febrero estuvieron compuestas en un 50,9 por ciento por trigo y morcajo (mezcla de trigo y centeno en la siembra o en la molienda), maíz en grano, aceites crudos de petróleo, carne bovina, aceite de girasol, gas licuado de petróleo, urea con contenido de nitrógeno, vehículos para el transporte de mercancías y malta sin tostar.
En tanto, las importaciones desde Chile alcanzaron 50 millones de dólares y disminuyeron 2 por ciento interanual y 40,1 por ciento del total consistió en alambre de cobre refinado, paltas, salmones y filetes de salmones, tomates preparados o conservados, bolas y artículos similares para molinos de hierro o acero, ferromolibdeno, papel y cartón estucados y envases tubulares de aluminio.
En términos del primer bimestre, el intercambio exhibió un superávit de 351 millones de dólares y las exportaciones fueron de 459 millones de dólares (+5,3 por ciento interanual); mientras que las importaciones alcanzaron 109 millones de dólares (-5,2 por ciento).
En ese período, el intercambio con Chile equivalió a 5,1 por ciento de las exportaciones totales y a 1 por ciento de las importaciones totales.
En otro orden, los países también suscribieron en noviembre un acuerdo de cooperación para compartir la información relativa a las actuales tendencias del mercado del cobre, inversión minera, desarrollo tecnológico y otros temas relacionados con el sector.
Ese mismo mes, firmaron un protocolo adicional específico para el proyecto minero Los Azules, en el marco del relanzamiento del Tratado de Integración y Complementación Minera.
Además, en diciembre, acordaron un protocolo para establecer las condiciones del intercambio de gas natural y energía eléctrica que se pondrá en marcha en caso de carencias temporales de servicio o situaciones de emergencia.
El denominado swap energético fue uno de los temas que negociaron durante el año ambos gobiernos como parte de la profundización de los lazos comerciales.
La embajada chilena en Argentina estima que las empresas de ese origen en el país tienen inversiones por 18.000 millones de dólares y generan 150.000 empleos.