Un robot portátil, que se usa como un chaleco, está siendo utilizado por Ford en dos de sus plantas de Estados Unidos, ya que el dispositivo está pensado para facilitar la tarea de los empleados y evitar accidentes laborales.
El chaleco “Ekso” mejora la resistencia del hombro del usuario, facilitando las tareas generales, como levantar equipo pesado o sostener un taladro de 1,5 kilos la mayor parte del día, mientras atornilla piezas en automóviles o aviones.
El robot “no tiene motores ni componentes electrónicos en su interior y funciona con una serie de resortes que le dan al usuario una sensación de fuerza y una elevación asistida de hasta 7 kilos en cada brazo”, consignó la CNBC.
“El hombro es una gran articulación con muchos grados de libertad, pero es una articulación relativamente débil. El chaleco ayuda a las personas que trabajan con los brazos extendidos a ser menos propensas a las lesiones”, explicó Max Scheder-Bieschin, CEO de Ekso Bionics.
Ekso también está recibiendo consultas de empresas de la construcción, aeroespacial y otros fabricantes, y aumentando su producción, según el ejecutivo.
El cofundador de la compañía, Russ Angold, dijo que una razón por la cual las grandes empresas se interesan por este robot portátil “es que fue diseñado para aumentar el rendimiento humano, en lugar de reemplazar a las personas por robots”.
La firma es reconocida por crear exoesqueletos robóticos que ayudan a las personas con discapacidad a caminar solas.