Carrousel Mundialista. Siguen las sorpresas en Rusia. España out

Si bien España venía jugando mal, y hasta entró medio por la ventana a los octavos, con ese gol de taco de Iago Aspas ante Marruecos, Rusia parecía no tener la jerarquía para complicarlo. Es más, si uno veía el cuadro, pensaba que el destino le había hecho un guiño y que si levantaban un poquito se iban derecho a la final.

El lado del cuadro de Argentina parecía mucho más duro. Mbappé y la misma selección nacional nos dieron la razón demasiado rápido.

De hecho los de Hierro se pusieron arriba con un gol en contra de Ignashévich forzado por la presión de Sergio Ramos en la búsqueda de un centro, y se empezaron a florear con su toque. Quizás un poco intrascendente ( como en toda la Copa ), pero que servía para no ser atacados.

Pero al no meter más goles, la distancia siempre era demasiado corta, y no los ponía a resguardo de algún error, o de algún acierto adversario. Y ambas cosas se produjeron a los 41 minutos: en una pelota parada vino el centro, cabezazo del gigante Dzyuba y Piqué que insólitamente había saltado con el brazo extendido. La pelota le dio de pleno en el antebrazo. Penal claro que el mismo delantero de 1,94 mts que cambió por el 1-1. Y empezó la guerra de nervios.

España tuvo un 75% de la posesión del balón, pero en este mundial, tenencia no mata efectividad. Parece que los equipos que la ejercen no logran vulnerar a los que defienden como locos y contraatacan cuando pueden ( Islandia vs Argentina, México vs Alemania, etc ).

Sólo Isco parecía romper con sus gambetas la monotonía de los toques laterales que no lograban desordenar a la disciplina militar soviética en defensa. Ausentes tanto el Silva como Ascensio.

Bien los laterales españoles hasta el área adversaria, pero ahí morían sus intentos. Y por arriba, los lungos rusos y su arquero se hicieron invulnerables. Rodrigo, y el cerebro Iniesta, ambos ingresados desde el banco, tuvieron sus chances, pero el 1 ( Akinféyev ) conjuró con solvencia ambas.

Y llegó el alargue con todos los rusos acalambrándose por turnos ( produce desgaste no tener nunca la pelota ), pero siguió la impotencia ibérica y la resistencia rusa ( como haciendo honor a un pueblo que sabe de sobra lo que es sufrir ), y arribaron a la definición por tiros desde los 11 pasos. Fallaron Koke y Iago Aspas y bye bye Spain.

Si tuvo que ver el cambio de Técnico dos días antes del comienzo de la Copa ? Puede ser, porque aunque se saben la partitura de memoria, algunas decisiones del entrenador siempre pueden influir, pero lo cierto es que se fue un equipo que no perdió, y que mantiene un invicto de larga data.

También influyó la inseguridad de De Gea ( con el gol comido ante el débil zurdazo de Ronaldo en el primer partido como mayor expresión ), que se trasladar a los dos centrales, que siendo probablemente los dos mejores del mundo, cometieron errores de principiantes.

Como sea, están afuera, aunque su base sigue siendo sólida, y la idea es clara. Deberán renovar algunos intérpretes, ajustar las clavijas, y seguirán siendo una gran selección. Tienen menos problemas que nosotros. Muchos menos.

Croacia llegaba entonada a enfrentar a Dinamarca. Modric, un talentoso todoterreno, llegaba como el líder croata, y el arquero Schmeichel ( hijo del arquero – leyenda ), el danés. Eso ya marcaba a priori quién se podía esperar que ataque, y quien que defienda y contraataque.

Si bien se sabe duro el equipo dinamarqués, se suponía que la mayor riqueza futbolística de los croatas, con Rakitic, Perisic, Madzukic y Rebic acompañando al del Real de Madrid que juega con la 10, iba a prevalecer. Pero a los 50 segundos ( sí, menos de un minuto ), vino un lateral larguísimo ( otra moda del mundial ), al área croata no la pudieron sacar de arriba, Jorgensen le pegó entre un mar de piernas y el arquero Subasic no la pudo sacar ( le pegó en un pie y se le metió ).

Tremendo comienzo, que no pudo capitalizar el equipo danés ya que a los 3 minutos, una linda jugada croata por derecha se ensució pero el rechazo violento de un defensor le pegó en la cara a un compañero y volvió hacia el área, donde el gran Madzukic no dudó y puso el 1-1. Promesa de partidazo. Pero que quedó en promesa. De a poco se fue frustrando Croacia, y se tiró cada vez más atrás. En el segundo tiempo parecieron empezar a cansarse, y se hizo aburrido.

Hasta que en el alargue, el 10 croata encontró un hueco para filtrar una pelota larga para Rebic, que le ganó la espalda a todos, gambeteó al arquero, y cuando se disponía a definir, fue tocado desde atrás. Penal y chance inmejorable para el mismo Mocric. Pero así como habían errado Messi y Ronaldo, erró él. Lo pateó a la derecha, suave y anunciado. Cierto que Shmeichel se adelantó, pero nada se cobró y llegaron a los penales, donde Subisic se hizo enorme. No alcanzó los dos que atajó la estrella dinamarquesa. Pasó Croacia, y va contra Rusia.

Esto es todo, hasta mañana.