Carrousel mundialista. Ganaron los mejores. Francia y Uruguay a octavos

Argentina perdió por 4-3 contra una Francia muy superior. Se podría decir que es la crónica de una eliminación anunciada. Dicen un refrán “nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio”. Pero para mí nuestra verdad en este mundial fue triste. Y nos volvemos a casa con ese estado de ánimo.

Hablado del partido en sí, de entrada se vio que no funcionaba el invento del desorientado técnico ( o de quienes hayan tomado la decisión ). Jugar sin un 9, y con Messi de falso delantero central. Otra improvisación que no resulta.

Esta vez el medio tampoco pudo estar cerradito como en esa primera mitad contra Nigeria para evitar las transiciones rápidas de los franchutes. Mbappé se hizo un picnic contra quien se le interponga. Ellos esperaban, y nosotros avanzábamos como desconociendo que nos estábamos metiendo en la boca del lobo. 19 años y una velocidad que sólo le recuerdo haber visto al mejor Caniggia.

A los 13 encaró como un rayo por el medio, pasó entre Pérez y Mascherano ( que no pudieron ni pegarle ), ya que les sacó 5 metros en 30 de carrera, y cuando le quedaba Rojo, un defensor que no es lento ni mucho menos, se la tiró larga de nuevo hacia la derecha del área. Parecía que se abría, pero el héroe ante Nigeria, lo quiso molestar con el cuerpo y como llegó tarde le terminó cometiendo un penal que Griezmann convirtió sin problemas. Un 1-0 que pronto quedó corto porque el 10 de los franceses seguía siendo imparable, y seguía habiendo mucha diferencia de velocidad media entre los equipos. Ellos defendían mejor, y contraatacaban con mucho peligro. Nos hacían precio con el 1-0. Pero el fútbol tiene esas cosas, y Di María se sacó la mufa recibiendo de Banega por el centro, y desde unos 25 metros o algo más, metió un zurdazo tremendo que se coló al ángulo. Un gol para ponerlo en un cuadro. 1-1 y sorpresa. Terminó la primera mitad con Francia aturdida y con Argentina con la moral fortalecida. Y así empezaron el segundo tiempo.

Enseguida nomás, luego de un centro rechazado por la defensa rival, le cayó a Messi que metió un tiro de media vuelta que no parecía tan peligroso, pero en el camino, un Mercado involucrado en ataque la desvió con la zurda ( como sin querer ), y puso el 2-1. Se me vino a la cabeza el triunfo de Italia ’90 contra Brasil. Pero faltaba un siglo…

No se llegó a agrandar mucho Argentina, cuando un desborde por izquierda de Hernández, el marcador de punta de ese lado, terminó en un centro que la defensa no terminó de despejar. La pelota pasó de largo, y el otro marcador de punta, Pavard, le pegó como venía, tirando el cuerpo para el costado, de arriba hacia abajo y medio con cara externa. Terrible misil con efecto que hizo estéril la estirada de Armani; idéntico al de Nacho ante Portugal. Golazo de punta a punta ( subieron ambos marcadores laterales en la misma jugada ), y todo empatado de nuevo.

Y con el empate, perdido el envión psicológico, se retomaba el duelo futbolero, en el cual éramos mucho menos. La mística y algo de suerte no alcanzaban, y empezamos a sufrir de nuevo.

A los 64 minutos, otro centro con varios rivales en el área argentina, un despeje imperfecto, y Mbapeé que la enganchó de derecha para la zurda por la izquierda del área, y sacó un tiro bajo, seco, que no pudo sacar el arquero de River ( no pareció un  gol comido, pero él ha sacado alguno similares ). 3-2 y se nos escapaba el partido.

Empezaron los cambios de inmediato. Afuera Enzo Pérez y adentro Agüero. Ahora sí teníamos un 9…, pero 3 minutos después, en una réplica perfecta, cuatro toques veloces, y Giroud lo dejó mano a mano al demonio con Armani. Adentro, cruzado, sin ponerse nervioso. 4-2 y se nos iba al alma. Chau, listo pensé.

A los 75 entró Meza por Pavón. Me parece que más para no sufrir más goles que pensando en ir a buscar el descuento.

Pero de repente encontramos algo más, como si el viejo fútbol argentino, el exitoso, no quisiera morir. Centro de Messi perfecto para la cabeza del Kun, y un 3-4 que nos hizo parar de la silla y ver los 2/3 minutos que quedaban de pie, como esperando otro milagro. Y tuvimos una más. Di María encontró a Agüero, que de media vuelta habilitó a Meza. El chico de Independiente tiró un centro fuerte, que se chocó el Fideo que había ido a buscar adentro, pero le dio imperfecta y la tiró arriba. Casi se concreta un empate insólito. Casi…

No vale mucho la pena hablar de jugador por jugador ( Salvo Di María, de muy buen partido luego de su golazo ), casi todos estuvieron flojos.

Sí merece la pena referirse a Lio, el enano mágico que tantas veces he elogiado por sus hazañas en el Barsa. Otro partido sin varita mágica. Mbappé nos humilló, y Messi estuvo muy por debajo de lo que se debería esperar de él. Duele. Duele mucho. La luz del juvenil encandiló al mundo, y la de Lio no nos alumbró como necesitábamos. Tuvo un campeonato muy pobre, a excepción del gol contra Nigeria. Así Lionel no le sirve a la selección y la selección tampoco le sirve a él. Y yo moriría porque fuese de otro modo porque lo admiro profundamente.

No sé cuáles son las razones de su bajo nivel ( no debe ser una sola ). Pero no reconocer su responsabilidad en la temprana salida de la selección en Rusia sería querer tapar el sol con la mano.

Sólo los involucrados saben qué pasó en este proceso por dentro. Todo muy raro, muy tirado de los pelos. Desde los videos que aparecieron en el peor momento, como queriendo dañar, desde el cuerpo técnico que nunca pareció tener claro nada: ni quién era el arquero, ni cuál era el mediocampo titular, ni quién era el 9 titular. Ni si jugar con 3 en el fondo o con 4. Todo un desconcierto.

Los jugadores y sus conciliábulos, los dirigentes impresentables, un desatino detrás de otro.

En la AFA nos debíamos un cambio post Grondona. Un cambio hacia el profesionalismo y hacia la transparencia. Al menos lo del profesionalismo, nos lo debemos, y lo de la trasparencia, luego del 38-38, también.

Hablando de lo estrictamente futbolístico, se debería encarar una renovación muy grande, como hicieron muchos grandes en crisis como Brasil. Sampaoli a mi juicio, desde el affaire con el policía de Casilda para acá, ha dado muestras de que le queda enorme la selección, y me encantaría que viniera un técnico con personalidad, que no necesite a los jugadores para que le digan cómo jugar. Y si a algún jugador no le gusta su propuesta, que renuncie a la selección como hicieron desde Redondo hasta Riquelme ( por sus diferencias con Diego ).

Y dejemos de pensar que nuestro fútbol es champagne. Salvo que traigan a Pep Guardiola como técnico.

Estamos para armar un equipo combativo, que no juegue para nadie más que para el equipo. Todos al servicio del equipo. Como los uruguayos. Dos cracks como Cavani y Suarez son los abanderados del esfuerzo. Yo creo que tenemos para armar algo como ellos pero con más vuelo. Quiero un equipo que sepa defender por Dios !! Y después si juguemos. Ascacíbar, Marcone, Barco, Meza, Dybala, Icardi, Lo Celso ( porqué no lo usaron, es un misterio ), Lautaro Martínez, Centurión, Pezzela, Funes Mori. Hay material para mezclar con algunos de los que están hoy. Messi ? Es una incógnita. Yo no lo descartaría nunca, a pesar de todo.

Esta generación nos llevó alto, muy cerca de la gloria ( quien no daría algo por llegar de vuelta a la final ? ). Y ver a Mascherano llorar al anunciar su despedida duele, pero ya han dado todo y es momento de un cambio fuerte.

Volviendo a Uruguay, el equipo CORAJE, le ganó 2-1 a Portugal. Previsible. Ronaldo, que había empezado como para dominar al mundo con su hat trick contra España y había hecho el gol de triunfo contra Marruecos ( en un partido en el que no hizo mucho más ), terminó apagado, con un equipo que tampoco tiene el vuelo como para llevarlo más lejos. Contra los charruas estuvo muy bajo Cristiano, y se fue sin pena ni gloria.

Los uruguayos defendieron con los dientes apretados, con Godin como bandera en el fondo, y todos metiendo y corriendo a morir. Es Vietnam Uruguay cuando pasás la mitad de cancha y querés entrarle.

Y arriba, como mencioné en los párrafos precedentes, tanto Suárez como Cavani fueron letales. Son dos delanteros de terrible categoría, pero absolutamente humildes y luchadores, y que responden al Maestro Tabarez a morir.

Ya a los 7 minutos, Lucho recibió por izquierda un gran cambio de frente del delantero del PSG, enganchó y se la devolvió en forma de centro al segundo palo. El pelilargo la fue a buscar y le metió un ( cabezazo ? Hombrazo ? qué importa !! ). 1-0.

Pero los portugueses, con prolijidad, empezaron a dominar y merecían el empate, que se produjo a los 55, cuando Pepe ganó de arriba y puso el empate.

Pero la celeste cree y tiene mística copera. Tiene una moral de acero. Los tenés que matar para ganarles. Y los portugueses no tuvieron con qué, y lo pagaron. Saque largo del arquero Muslera, a los 62 minutos, despeje de un defensor que le cayó a Bentancur, y el ex Boca abrió para la izquierda, donde estaba, increíblemente descuidado, Cavani. Y sabemos lo que pasa cuando descuidás a una bestia así. Definió de primera, cruzado y abajo, con categoría. 2-1 y no hubo mucho más. Grande Uruguay !! Va contra Francia. Lindo duelo. Veremos si un equipo que defiende con fiereza, es capaz de controlar al talento de Mbappé, Griezmann, Dembelé, Pogbá y Cía.

Es todo por hoy, hasta mañana.