CARROUSEL MUNDIALISTA. EL GRANERO DEL MUNDO, FUERA DEL MUNDIAL.

49

Hoy reflexionábamos con un amigo ( el Dr Colombo, alias Divine ), sobre que este será el cuarto mundial seguido con campeón europeo ( Brasil en 2002 fue el último de nuestro continente en coronarse ), y él usó una analogía que me permití adoptar ” seguimos siendo el granero del mundo y exportando materia prima, no productos terminados “. Y la analogía no se refiere a que cuando nuestros jugadores van a jugar a Europa se perfeccionan y terminan siendo mejores y más completos, cosa que es cierta también, sino a otra cosa. Estábamos hablando de que exportamos jugadores, y no estamos siendo capaces de exportar “fútbol”, “equipos”, “funcionamiento”.

Es peligroso hacer una generalización, pero 4 de los últimos 4, es un dato insoslayable. Y un tema no menor, es que los 4 campeones van a ser distintos. Italia en 2006, España en 2010, Alemania en 2014, ahora veremos…

Da la sensación de que debe haber casusas múltiples, pero dejo planteadas dos realidades: en Sudamérica no hay tanto talento como solíamos pensar ( excepción hecha de Brasil ) así como en Europa hay muchísimos cracks, y definitivamente a nosotros nos falta algo en la mayoría de los equipos: en alguno faltará algo de profesionalismo, en otro algo de orden, en otro algo de rigor táctico, y en otros algo de talento individual. Pero nos falta. A Argentina le falta de todo un poco. Y no le alcanzaría ni siquiera, con esa versión de Messi que nos pasamos imaginando y que no pudimos ver en los 4 mundiales que lleva jugados.

Si hablamos de futbol de clubes, sólo basta sólo con ver ya fútbol español, inglés, alemán, o en menor medida el italiano, o el francés, y cuando terminan los partidos, pasar a un partido de la Superliga, o del Brasileirao, o de la Liga Mexicana. Se juega a otro ritmo, hay otra organización, otra calidad de campos, otro todo. Y eso se nota en las selecciones.

Lo único criticable es la poca competitividad que tienen esas ligas europeas, donde en casi todas hay un dominio absoluto de 1 o 2 equipos, los millonarios, con ventajas obscenas sobre los “mortales”, pero eso es harina de otro costal…

El tema es demasiado amplio, pero lo quería dejar planteado. Ahora pasemos a los partidos de los cuartos.

Uruguay llegaba debilitado por la ausencia de uno de sus tres distintos, Cavani. Los otros dos son Suarez y Godín. El resto acompaña con esfuerzo, orden, y solidaridad dentro del campo. Francia es más, y ganó 2-0 con claridad.

No fue un partido estelar de los galos ni de sus estrellas ( Mbapeé, Griezmann, Pogba, etc ), pero les alcanzó con la diferencia de categoría. Primero se lo comió el crack de 19 años que bailó a argentina y le hizo dos goles. Vino el centro y saltó mucho antes, estando solo, y le pegó con la mollera y la tiró por arriba, mal. A los 40 un error de Bentancur en el control lo llevó a hacer un foul que derivó en un buena ejecución de Griezmann y un buen anticipo de cabeza de Varane, que la puso al lado del palo. Nada que hacer para el arquero Muslera. 1-0. Y un duro golpe para los charrúas, que les conviertan por arriba. Son fuertes en eso…

Cáceres tuvo una muy parecida, pero su testazo fue sacado de abajo, pegado al palo derecho, por el arquero francés Lloris, en una atajada memorable.

En el segundo tiempo las baguetes controlaron el medio campo, y a los yoruguas se les hizo cuesta arriba. Aunque la esperanza se esfumó del todo recién a los 61, cuando un tiro medio pelo del goleador francés del Atlético de Madrid originó un blooper de Muslera, que se pasó con el cuerpo de la posición de la pelota, la impactó mal con sus manos, y se le terminó metiendo.

Párrafo aparte para a actitud de ese jugadorazo que es Griezmann, que es conocido por ser además, un chico bárbaro, sensible, y amistoso. No festejó el gol, viendo que se trataba más de un error garrafal del arquero adversario que de una jugada meritoria suya. Habrá influido también su afinidad con algunos jugadores uruguayos que los llevaron a adoptar algunas de sus costumbres como el mate y la música, pero se trataba de un gol que prácticamente los clasificaba para la semifinal de un mundial… Lo que se dice crack adentro y afuera de la cancha. Un ejemplo de caballerosidad deportiva.

Nada pusieron hacer de allí al final los chicos de la Celeste. Una pena para nuestros vecinos, pero perdieron con alguien mejor. Que vas a hacer bó. Impecable lo suyo igual.

Pasando al turno noche, se enfrentaron Brasil y Bélgica, dos de los mejores de la copa hasta ese momento. Promesa de partidazo,  promesa que iban a honrar.

Se podría decir que hubo un tiempo para cada uno. El primero para los belgas, el segundo para los brasucas. Pero el primero fue más parejo. Se lo llevaron los belgas por su eficacia. Lo tuvo Thiago Silva pero la impactó mal con su muslo, y la pelota dio en el palo. A los 13, en un córner a favor de los diablos rojos, saltó Kompany en el primer palo, se molestaron dos brasileños, y Fernandinho la metió en contra tras impactarla con su brazo. 1-0 cuando casi no había pasado nada.

Brasil comenzó a buscar al ataque, volcando el juego sobre su izquierda, ya que el tridente Marcelo-Neymar-Coutinho suele ser muy desequilibrante, y porque además, Willian, figura del partido anterior contra México, no tenía un buen partido. Pero cada embate brasuca chocaba contra quien se iba erigiendo en una muralla casi infranqueable, el arquero Courtois.

Para colmo de males, a los 31, Lukaku encabezó una contra saliendo desde 15 /20 metros afuera de su área, encaró a toda velocidad, pasó a Fernandinho como si fuera un cono naranja de entrenamiento, y cuando lo quiso arrear Paulinho, se la abrió a De Bruyne, que aprovechando que Marcelo no lo cerraba porque venía otro belga por derecha, avanzó una metros le metió un bombazo recto, abajo, al segundo palo. Imposible para el arquero Alisson. 2-0. Mucho premio ? Quizás, pero los goles no se merecen, se hacen, dice una frase tan vieja como el fútbol mismo.

A partir de ahí, los ganadores tuvieron algunas para definirlo, pero la verdeamarelha tuvo más de 10 situaciones para descontar, sobre todo en un segundo tiempo en el que prácticamente borraron al equipo dirigido por el español Martínez. Entraron Firmino, Renato Augusto y Douglas Costa. Pero el gigante Courtois se los impidió una y otra vez, salvo en una jugada donde Countinho la picó como los cracks, y asistió a R.Augusto que puso el 1-2 a los 76, con un cabezazo a un rincón. Parecía que se venía el empate pero el arquero ex Atlético Madrid volvió a ser inexpugnable. La mejor, una que le sacó a Ney, a mano cambiada, del ángulo. Impresionante.

Es cierto que Brasil terminó yéndose del mundial y eso los debe frustrar, pero mal de muchos, consuelo de tontos. Irme como se fueron ellos, me dejaría bastante más tranquilo que lo que me dejó la actuación argentina. Buscaron hasta el final, merecieron el empate, y simplemente no se les dio. Ojo, quiero ser sincero, yo prefería que ganen los europeos. Ya son penta campeones, no jodan.

Neymar no jugó un partido genial ni uno muy malo, pero buscó todo el partido, la pidió, y por poco no terminó convirtiendo. No se lo vio recuperado totalmente de su operación, ya sea física, o psicológicamente, pero mostró destellos de su calidad. Ese sí, siguió exagerando como es su costumbre, y hasta debió ser amonestado por fingir alevosamente una falta, buscando un penal.

Así las cosas, con Ney, Messi y Cristiano out, Hazard, el 10 belga y del Chelsea, se erige como un candidato a mejor jugador de la copa, más allá de no estar peleando el puesto de goleador ya que tiene solo 2 contra 6 de Kane y 4 de Lukaku. Contra Brasil no se la pudieron sacar, y cada vez que la recibió, su equipo descansó, porque no generaba algo, o le hacían falta. Bien de potrero, hábil pillo, con panorama. Un placer verlo.

Se viene un duelo de lujo, Francia vs Bélgica, Imperdible.

Eso es todo por hoy, hasta mañana.