CARRIÓ PIDIÓ LA IMPUGNACIÓN DE LA CANDIDATURA A SENADOR DEL EX PRESIDENTE MENEM

18

La diputada nacional Elisa Carrió, que busca su reelección en la Ciudad por el espacio oficialista Vamos Juntos, se presentó hoy ante la Cámara Nacional Electoral para reclamar la impugnación de la precandidatura de Carlos Menen a senador nacional por La Rioja, quien está procesado o condenado en distintas causas.
“Nos presentamos esta mañana como amicus curiae (amigo del tribunal) en la Cámara Nacional Electoral para impugnar la candidatura de (Carlos Menem) para que no pueda participar de las PASO por estar procesado, condenado, y en uno de los casos, en un delito considerado de lesa humanidad como es el caso de la AMIA, por encubrimiento”, señaló Carrió antes de iniciar una actividad de campaña en el Club Excursionistas, en el Bajo Belgrano porteño.
El senador y ex presidente ya afrontaba una presentación de ciudadanos riojanos a para impugnar su postulación en su propia provincia por estar condenado en dos causas, la venta de armas a Ecuador y Croacia, por un lado, y el tema de los sobresueldos que recibían los ministros durante su gobierno, por el otro.
Horas después del anuncio de Carrió, la Cámara de Casación decidió revocar el sobreseimiento de Menem en la causa por la voladura de la Fábrica Militar de Río III, hecho que se vincula a la venta de armas a Ecuador y Croacia durante su presidencia.
Ahora Carrió agregó una causa más para fundamentar la impugnación, que esta prevista en el Código Nacional Electoral para no poder ser candidato, como es la causa de encubrimiento del atentado a la AMIA, que ya fue elevada a juicio oral, donde tiene un procesamiento firme, y la norma establece que ningún procesado por delitos de lesa humanidad puede ser candidato.
Según dijo a Télam el abogado de Carrió, Juan Manuel López, también precandidato a diputado nacional por Vamos Juntos en quinto lugar, “la Cámara Electoral debe resolver la impugación que viene de La Rioja, apoyada ahora por Lilita; creemos que esto se tiene que resolver a más tardar la semana que viene, porque los plazos electorales son muy exiguos, suelen ser de 48 horas”.
En tanto, en el gimnasio del Excursionistas, con el típico dibujo escenográfico de 360 grados, vecinos de Belgrano escucharon a la líder de la Coalición Cívica, que estuvo acompañada por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodriguez Larreta, y el precadidato a diputado nacional Facundo Suárez Lastra, contestar consultas sobre educación y el aborto, sobre el que dijo no estar “en ninguno de los dos extremos”, aunque se mostró partidaria de la “maternidad y partenidad responsables”.
Y también reconoció que “hubo muchos problemas y errores en las prestaciones del PAMI”, la obra social de los jubilados, pero garantizó “que se están corrigiendo”.
Ante la prensa, Carrió admitió que “Cristina mide bien en la provincia”. “Siempre hay un residual, que es el manejo del conurbano bonaerense, no olviden lo que decía (Alberto) Pierri: construimos una fábrica de pobres para mantener el poder en la Argentina, y nos fue bien”, añadió.
De todas maneras, la diputada dijo que “estamos muy bien en la provincia, y esta elección (las PASO del 13 de agosto), no es la definitiva; en la de octubre vamos a ganar en todo el país, como en el 85”, al comparar los primeros comicios legislativos que afrontó el presidente Raúl Alfonsín, en 1985, y que ganó su partido, la UCR.
“Preocupa la inflación, pero la estamos bajando a la mitad; tampoco se puede bajar de un 44% a 0 de un día para el otro, por eso es una mentira”, indicó Carrió, quien aseguró que “el dólar ya se estabilizó” y que posiblemente “baje”, además de remarcar que la suba de la divisa norteamericana “no tendría porque trasladarse a los precios”.
Respecto de que podría pasar si en las coimas de Odebrecht apareciera implicado Angelo Calcaterra, el primo del presidente Mauricio Macri, o su propio padre, Franco, Carrió fue directa: “Sí, creo que aparecen, y es un problema de Calcaterra, de Franco Macri y de (Julio) De Vido”.
Y fue más allá cuando agregó que “no olviden nunca que Franco Macri era amigo de De Vido y decía que Mauricio (Macri) no podía ser presidente; acá no hay impunidad, ni fuera ni dentro de Cambiemos, y el Presidente tiene la decisión irrevocable de que sepa todo, caiga quien caiga”.
Consideró también que “hoy podríamos ser Venezuela con Cristina”, y pidió que “esos movimientos que son chavistas, como el Movimiento Evita, expliquen el hambre, el final del modelo y la destrucción de la democracia” en el país caribeño.