China canceló más del 60% de los vuelos en Beijing y la ciudad desinfectará todos sus mercados, restaurantes y universidades y testeará a sus trabajadores y responsables por el brote de coronavirus en la capital, un gran revés para un país que había cantado victoria sobre la enfermedad en marzo y un llamado de atención para el mundo sobre la tenacidad del virus.


Las medidas, que suponen un esfuerzo titánico, se anunciaron luego de que la Comisión Nacional de Salud de China informara de 31 nuevos casos de coronavirus en Beijing, por encima de los 27 anunciados ayer, con lo que se elevó a 137 el número de contagios detectados en la capital desde el viernes pasado, la mayoría de ellos vinculados a un mercado de alimentos.

(Fuente: Télam)