CAME ESPERA QUE SE ALIVIE EL FINANCIAMIENTO

50

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) pidió hoy al Gobierno nacional que fije tasas diferenciales para las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MiPyMES) y reactive Líneas de Crédito para la Inversión Productiva que caducaron en diciembre de 2017.
Luego de los anuncios del presidente Mauricio Macri sobre las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para acceder a una línea de crédito de parte del organismo, la entidad pyme dijo que ven “con expectativa que estos recursos puedan generar alivio en el financiamiento interno y descomprimir las tasas locales”.
Para CAME el movimiento de indicadores de los últimos días “complicó el panorama para las empresas porque subieron las tasas y se bajaron las expectativas para el año”, lo que significa mayores costos financieros y un mercado de consumo afectado por el menor poder adquisitivo de las familias.
En este sentido, la entidad que las nuclea solicitó que el Gobierno nacional “considere fijar tasas diferenciales para las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas y reactive Líneas de Crédito para la Inversión Productiva que caducaron en diciembre de 2017” que eran del 17 por ciento hasta fines del 2017.
“Inevitablemente, las firmas deberán resignar algo de rentabilidad y eso es un problema, porque las PyMES ya venían con su ecuación económico-financiera muy comprometida”, argumentaron al invitar a “que sigan adelante con sus proyectos de inversión ya son momentos de trabajar en mejorar la productividad”.
Para CAME, el promedio de financiación para pequeñas y medianas empresas, medidos en función del PBI, es de tan sólo el 12 por ciento, siendo de los más bajos de la región y del mundo, y citó como ejemplo que Perú está arriba del 30 por ciento, Colombia más del 50 por ciento y Brasil y Chile casi el 90 por ciento.