El titular de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Fabian Tarrío, señaló hoy que el sector de pymes que el Gobierno impulse reformas que permitan recuperar la competitividad y tiendan a reducir la litigiosidad laboral.

“Necesitamos medidas que nos permitan recuperar la competitividad”, dijo Tarrío, en referencia a las expectativas de las Pymes para la reunión convocada para este lunes por el presidente de la Nación, Mauricio Macri.

Entre los temas que desde CAME consideran importantes señaló la reglamentación de la Ley Pyme, que contempla beneficios fiscales para las empresas radicadas en zonas de frontera cuando se produzcan desequilibrios económicos que afecten la competitividad frente a países limítrofes y beneficios para las economías regionales.

Asimismo, es de interés una reforma fiscal que contemple la sustitución del impuesto a los Ingresos Brutos por un impuesto más progresivo (como por ejemplo, un IVA provincial), simplificar y reducir los costos administrativos por el pago de tributos y una reforma financiera que prevea más fondos destinados a créditos para las Pymes.

La mayoría de las empresas necesitan crédito pero se financian fuera del sistema, por lo cual CAME propone, por ejemplo, incrementar la oferta de créditos UVA para las Pymes.
En cuanto a los costos logísticos, CAME consideró que “sería muy positivo que se establezcan mecanismos para reducir impuestos a los combustibles para el transporte terrestre” y “aumentar la oferta de sistemas alternativos ya sea fluviales o por ferrocarril”.

Por último, en términos de reforma laboral, desde la entidad señalaron que “la discusión laboral debe darse en un marco de consenso entre los actores involucrados y el gobierno”, con medidas que tiendan a disminuir la litigiosidad laboral.

Se apuntó a una mayor reducción de los Aportes Patronales a mayor distancia de las urbes mediante una actualización del Decreto 814/01.

CAME detalló que “el costo salarial de las empresas ha presentado una tendencia al alza en los últimos años, tanto para el total de la industria nacional como para el caso particular de las Pymes industriales, lo cual repercute directamente en el nivel de costos de producción y el incremento de los salarios, que se dio de manera relativamente homogénea entre las diferentes regiones del país”.

“La única herramienta que se utiliza para compensar entre provincias la presión de las contribuciones patronales es la establecida por el Decreto 814/01 que se plantea actualizar en el presente proyecto, que computa un porcentaje de las remuneraciones como crédito fiscal en el IVA. A la fecha, el máximo porcentaje es el 11.8 % que corresponde a la zona ‘Resto del Chaco'”, puntualizó.