CAMBIEMOS SE CONSOLIDARÍA COMO PRIMERA FUERZA DE LA CÁMARA CON MÁS DE 105 DIPUTADOS

17

El interbloque Cambiemos apuntalaría su condición de primera fuerza de la Cámara al incrementar su bloque de 86 a 105 diputados nacionales en caso de repetirse en octubre los resultados registrados hoy en las PASO; en tanto que el Frente para la Victoria continuaría como segunda fuerza con 76 bancas, cinco más que las que posee actualmente.
Con estos números, el oficialismo parlamentario se encontraría desde diciembre más cerca del quórum de 129 diputados, que le permite iniciar una sesión y que constituye el número de mayoría simple para las votaciones ordinarias, teniendo en cuenta que a los 105 se suman tres aliados incondicionales.
En el nuevo escenario el interbloque UNA, de massistas, delasotistas, dasnevistas, moyanistas y provinciales neuquinos, se reduciría de 37 a 27 integrantes; en tanto que el Justicialista pasaría de 17 a 18; el Movimiento Evita se mantendría en 5; Libres del Sur pasaría de 3 a 1 y la Izquierda se reduciría de los 4 actuales a 2.
Entre los bloques que representan a gobiernos provinciales, los santiagueños mantendrían sus 6 bancas; los misioneros pasarían de 3 a 4; los socialistas santafesinos perderían 2 bancas y quedarían con sólo 2 y los Rodriguez Saá, en San Luis, pasarían de 3 a 2 bancas.
Con nuevo bloque en la Cámara ingresaría el porteño Martín Lousteau, con dos bancas
Para el virtual incremento de bancas de Cambiemos resultaría, de replicar estos datos en octubre, fundamental el resultado en la provincia de Buenos Aires, donde ponía en juego 3 bancas y ganaría 15; y la buena performance en Córdoba, Mendoza, Entre Ríos, Chaco, La Pampa, Neuquén, San Luis y Ciudad de Buenos Aires donde ganó más bancas que las que ponía en juego.
También aportarían los resultados en provincias como Neuquén, Tierra del Fuego, Río Negro y Formosa, donde el oficialismo nacional no tenía representación y sumaría un diputado por cada uno de esos distritos.
Al Frente para la Victoria, que actualmente posee un interbloque de 71 integrantes más un aliado, la cuenta lo beneficiaría en 4, ya que pasaría a estar integrado por 76 propios.
El kirchnerismo mantendría sus bancas en la mayoría de los distritos y ganaría de repetirse los resultados favorables (en número de bancas) que obtuvo en Mendoza, Santa Fe, Tucumán, Salta y Chubut.
El massismo ponía en juego 10 de sus 23 bancas y sólo conseguiría 5, por lo que su bloque quedaría reducido a 18; en tanto que sus actuales socios del PJ cordobés perderían una banca; al igual que los neuquinos del MPN y el partido del chubutense Das Neves.
El PJ tradicional sumaría dos bancas, aunque en los próximos meses será clave la distribución de los diputados de extracción peronistas en los bloques del FPV-PJ, del Frente Renovador y del PJ tradicional.
Dentro del interbloque oficialista, el PRO resultaría fortalecido frente al radicalismo, ya que pasaría de las actuales 41 bancas a 53; mientras que la UCR sumaría 4 y llegaría a 40.
La Coalición Cívica, otra gran ganadora de esta elección, duplicaría su número al pasar de cinco a 10 bancas, merced a los buenos resultados en Ciudad de Buenos Aires, provincia de Buenos Aires, Santa Fe, Chaco y Santa Fe.
El resto del interbloque Cambiemos lo integrarían un representante del Frente Cívico catamarqueño y uno del Partido Federal, referenciado en el recientemente fallecido dirigente sindical Gerónimo Venegas.
Los aliados incondicionales serían dos ex integrantes del peronismo puntano, enfrentados con los hermanos Rodríguez Saá, y una radical disidente por Tucumán, que podría retornar al bloque oficialista.