La Cámara Arbitral de la Bolsa de Cereales (CABC) denunció hoy que algunos demandantes de granos realizan sus “propios análisis” para determinar la calidad de los productos recibidos, sin permitir que “laboratorios autorizados validen los resultados en caso de discrepancias con el vendedor de la mercadería”.
Desde la Cámara Arbitral se planteo que “esa práctica no solamente atenta contra la transparencia, sino que además podría estar violando lo dispuesto en la resolución SAGyP 1075/94 que regula los procedimientos para tomar muestras y realizar análisis de calidad de granos”, indicaron.
Según la entidad dependiente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA), “la toma adecuada de muestras y su posterior examen en laboratorios oficialmente habilitados es la única garantía, tanto para el comprador como para el vendedor, de que la mercadería recibida responde a la calidad contratada y pagada”.
Además, consideraron que “la adecuada protección de los intereses de las partes se desvanece si no se toman correctamente las muestras al momento de la descarga de la mercadería en puertos, fábricas e Industrias, porque, sin ese paso fundamental, no se pueden luego realizar las verificaciones técnicas necesarias para comprobar la sanidad de los granos y el cumplimiento de las calidades ofrecidas”.
“Los intentos, por el momento esporádicos, de ignorar tales normas, podrían, en caso de generalizarse, propiciar el desmantelamiento del marco regulatorio y de las instituciones que las resguardan, para retroceder dos siglos, volviendo a un sistema en el cual algún sector de la cadena prevalece sobre otros”, concluyeron.