Cobrar la jubilación, retirar dinero o habilitar la tarjeta de débito son algunos de los motivos por los cuales desde esta mañana decenas de personas forman largas filas en distintos cajeros automáticos de la ciudad de Buenos Aires y el conurbano.


“Estoy esperando hace una hora y 45 minutos para cobrar la asignación de mis cuatro hijos. Pensé que iba a haber menos gente”, dijo a Télam Belén, mientras esperaba su turno en un cajero del Banco Francés en el barrio porteño de Parque Chacabuco.


Mariano, en tanto, tardó más de dos horas en cobrar su jubilación en el mismo banco.