BUSCAN PROMOVER EL AGREGADO DE VALOR A LA PRODUCCIÓN

24

La séptima edición del Sello del Buen Diseño Argentino, una ronda de negocios internacionales que promueve a las empresas que hacen esfuerzos significativos para mejorar sus productos, se desarrollará la próxima semana en el Centro Metropolitano de Diseño, organizado por el Ministerio de Producción. 

“Es una iniciativa que busca promover y distinguir a las empresas que hacen esfuerzos significativos para mejorar sus productos en materia de diseño“, destacó a Télam el subsecretario de Gestión Productiva del Ministerio de Producción, Sergio Drucaroff.

Explicó que “el Sello del Buen Diseño Argentino es una distinción desarrollada a partir de un jurado interdisciplinario, integrado por más de 40 expertos de universidades y centros de investigación y desarrollo, que termina emitiendo un dictamen respecto si un producto puede alcanzar o no esta mención”.

“Es un mecanismo para promover una matriz productiva con mayor valor agregado; el hecho de mostrar a los productores que en su propia industria tienen un diseño reconocido termina impactando en el desarrollo futuro”, afirmó Drucaroff, quien subrayó que “la distinción tiene más visibilidad en el marco de exponer los productos reconocidos”.

El funcionario destacó que “es una política que tiene su parangón en otros países que, además, necesariamente es exitosa si se desarrolla con una mirada de mediano y largo plazo” y puntualizó que en esta séptima edición “se alcanzarán las 880 distinciones desde que comenzó el programa”.

Durante la semana próxima se realizarán las conferencias, a cargo de especialistas, y rondas de negocios internacionales para las empresas que tienen productos distinguidos.
Las empresas distinguidas tienen la posibilidad de participar en nuevas oportunidades comerciales, aumentar la visibilidad de sus productos, conformar grupos de exportación y formar parte de la agenda de actividades que anualmente propone la herramienta.

“Algo que no se venía haciendo y promovimos este año es que las compañías distinguidas con el sello pueden solicitar una asistencia para exportar”, remarcó Drucaroff, quien precisó que “se trata de una consultoría para tener una perspectiva de los mercados en los que se pueden insertar y, además, para ver si necesitan alguna adaptación del producto para conseguirlo”.

Explicó que “esto ayuda a llevar a misiones y a ferias internacionales la oferta argentina que se distingue por su valor agregado”.

Durante el encuentro en el Centro Metropolitano de Diseño, se exhibirán 240 productos destacados por su diseño, provenientes de 13 provincias.

En su séptima edición, se logró una composición federal que comunica la integración del diseño en la industria argentina para consolidar la competitividad de los productos nacionales a partir de desarrollos que se destacan por su propuesta de valor.

El Sello del Buen Diseño argentino se propone como una herramienta múltiple que propone, a la vez, una distinción, una instancia de relevamiento estadístico de información y una propuesta de aprendizaje para los consumidores.