BURYAILE ESPERA QUE SE PUEDA REDUCIR LA PRESIÓN IMPOSITIVA

14
Los exportadores pidieron hoy al Gobierno nacional que realice las reformas requeridas para mejorar la competitividad del sector, y el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, abogó porque después de las elecciones legislativas de octubre próximo se pueda discutir una reducción de la presión impositiva, tanto nacional como provincial y de tasas municipales.
“Hay que tener en cuenta el impacto sobre las exportaciones del diseño y de la ejecución de las políticas fiscales, financiera y cambiaria. Y en la Argentina de hoy esto implica realizar reformas para lograr competitividad sistémica”, afirmo el presidente de la Cámara de Exportadores de la República Argentina (CERA), Enrique Mantilla.
En la apertura de la celebración del Día de la Exportación, realizada en el hotel porteño Four Seasons, Mantilla sostuvo: “Estamos en la transición, pasemos al crecimiento de largo plazo”.
Por su parte, Buryaile aseguró que en el Gobierno son “conscientes de que la presión impositiva quita competitividad” a las exportaciones.
“Espero que después de las elecciones podamos sentarnos a hablar de presión impositiva municipal, provincial y nacional. En muchos casos las distorsiones están relacionadas con lo que pasa en cada una de las provincias”, afirmó el ministro.
Mantilla destacó que “las exportaciones argentinas serán este año de US$ 60.100 millones y las importaciones de US$ 65.700 millones”, y concluyó que “la balanza comercial será negativa en el orden de los US$ 5.600 millones”.
“Déficit fiscal y déficit comercial. Debemos ser capaces de revertir esta dinámica”, indicó el dirigente empresario, quien sostuvo que “una estrategia de inserción internacional debe otorgar prioridad al crecimiento y diversificación sostenible de las exportaciones como meta de largo plazo”.
Buryaile reconoció al respecto que “es cierto que habrá un déficit comercial”, pero subrayó que “no es menos cierto que teníamos en los años anteriores una balanza superavitaria a fuerza de una limitación en las exportaciones y en las importaciones de bienes de capital”.
A su criterio, “no hay que sentar las bases sobre si déficit o superávit, sino sobre la calidad de los mismos”, y puntualizó: “Celebramos que haya ingreso de bienes de capital”.
El ministro señaló que “el exportador es un sector dinámico que le dio mucho al país y promete darle mucho más”, y aseguró que “no hay dicotomía entre el mercado interno y la exportación”.
Destacó que “cuando se exporta, también se exporta trabajo argentino”, y sostuvo que “posiblemente las inversiones externas tarden en venir, pero hay inversiones internas en el sector público y privadas de US$ 40.000 millones que demuestran la confianza que hay en el país”.
Durante la apertura del acto también habló el canciller Jorge Faurie, quien destacó que es preciso “consolidar un perfil exportador fuerte que mejore la presencia de la Argentina en el mundo”.
Afirmó que “la agenda económica comercial es lo más importante de la política exterior”, y puntualizó que “las reglas de previsibilidad son importantes para los exportadores”.
También remarcó que “la inserción inteligente en el mundo se traduce en hacer crecer el bienestar de los argentinos, y se consigue con el impulso que da el comercio exterior”.
“Normalizamos nuestras relaciones exteriores, tratando de construir confianza y ampliar el acceso de la oferta exportable a nuevos mercados”, indicó Faurie.