BULLRICH: “QUIENES NOS CRITICAN ABANDONARON LA PROVINCIA Y LA USARON PARA CUESTIONES POLÍTICAS O ENRIQUECERSE”

13

El candidato a senador por Cambienos en Buenos Aires, Esteban Bullrich, afirmó que algunos críticos del oficialismo “abandonaron la Provincia y la utilizaron para cuestiones políticas o para enriquecerse”, dijo que desde su banca propondrá “debatir y revisar todo” el sistema universitario y admitió que a veces se “equivoca” con algunas frases que generan polémica.
En entrevista con Télam, el ex ministro de Educación anunció que su primer proyecto a presentar en caso de ganar será el Plan Maestro nacional para reformar la escuela pública en coordinación con las provincias y acusó al peronismo de “desidia, falta de planificación y corrupción”.
-Télam: Es la primera vez que usted encabeza una lista en el principal distrito del país. ¿Cómo viene sintiendo la campaña?
-Muy bien, uno de los consejos de María Eugenia (Vidal) fue abrir el corazón en la campaña. Lo que estoy viendo es muy emocionante, pero es un subibaja muchas veces, encontrás cosas que te hacen dar cuenta que la Provincia estuvo abandonada mucho tiempo y ves a aquellos también que el cambio ya les llegó o que creen que les va a llegar.
-¿Qué cosas ve que deberían haberse hecho y todavía no se hicieron?
-Las obras todavía no las hicimos todas, claramente. Asfaltamos 220 kilómetros de las 600 de calles de tierra que tenemos que asfaltar. Los que están en los 380 kilómetros que no hicimos todavía, algunos dicen que no va a llegar. Tenemos que escuchar a los que no creen y perdieron confianza. Hay 26 años de abandono.
-¿A qué le atribuye ese abandono que dice haber?
-Hubo desidia, falta de planificación y corrupción.
-Muchos están disconformes con la política económica. ¿Habrá una corrección en la política económica ante una derrota o triunfo muy ajustado?
-Creo que recibimos un país que estaba sin crecimiento, varios años con alta inflación y mercado paralelo de dolar. Todo eso lo ordenamos y generó cierta estabilidad. Cuando construis una casa primero hacés los cimientos y eso estamos haciendo, montando una base sólida para construir un gran país. El ejemplo físico más claro es el asfalto. Antes hacían una capa de 2 centímetros que duraba para poco después de las elecciones y nosotros hacemos capas de hormigón de 40 cms que va a durar por años.
-Hay una concepción en algunos votantes y en la oposición de que Cambiemos gobierna para los más ricos. ¿Usted qué responde a eso?
-Estamos construyendo para todos, el Metrobus de Tres de Febrero y La Matanza ¿quién lo usa? Los hospitales que estamos haciendo a nuevo o el tren a Mar del Plata que conecta 12 pueblos, ¿para quiénes son? Es para todos los bonaerenses. Al igual que enfrentar al narcotráfico que ataca a todas las clases sociales…hemos sacado de la calle 5 millones de dosis de cocaína y eso hace que la gente esté mejor.
-¿Y a qué atribuye ese prejuicio?
-Lo usan los barrabravas del miedo que decían que íbamos a sacar los planes sociales, son los mismos que prometen que algo malo va a pasar y que dicen hace 26 años que la Provincia tiene un techo y que no puede aspirar a estar mejor. Esos mismos barrabravas que critican son los que han abandonado la Provincia y la usaron para cuestiones políticas o para enriquecerse, y les demostramos que estaban equivocados.
-¿Quiénes son esos “barrabravas”, el kirchnerismo, el massismo…?
-No los ato a un color político, siempre he visto la política como el arte de construir y no de destruir. Sí digo que hay gente que apuesta a la resignación y al miedo y a que nos demos por vencidos.
-¿Cuál será su primer proyecto legislativo en caso de ganar?
-El Plan Maestro educativo. Es importante que la política educativa trascienda un gobierno, lo tengo escrito y es un proyecto que hemos consensuado con la mayoría de los sindicatos, los ministros provinciales y todas las partes. Lo planteamos como una especie de acuerdo que fije la política a largo plazo, le queremos dar fuerza de ley para que no dependa de un gobierno. Contempla extender la jornada de clase a 6 horas y para que todo el sistema público sea bilingüe.
-¿Implica cambios presupuestarios?
-No, plantea objetivos que demandan esfuerzos presupuestarios, algunas cosas ya se están haciendo…pero pasa que hay objetivos en la ley que impulsó (el ex ministro) Daniel Filmus que no hemos alcanzado. Por ejemplo la jornada extendida o el bilingüismo. Otro tema que voy a proponer es el debate por la educación superior, creo que necesita modernizarse.
-¿Incluye discutir el ingreso irresctricto?
-Hay que dar un debate y revisar todo. Tardamos en Argentina 7 años para hacer un ingeniero, los países desarrollados tardan 4. No quiero restringir, quiero que haya más graduados universitarios. pero para eso necesitamos fortalecer la escuela secundaria y planificar mejor la demanda universitaria para que las universidades preparen en áreas de conocimiento que necesita el país para su desarrollo.
-Hay miembros del equipo de campaña que dicen que está siendo menos fácil de lo previsto la transferencia de votos de la imagen de la gobernadora hacia usted. ¿Qué opina?
-No es mi rol como candidato hacer análisis políticos. Mi rol es recorrer lo máximo posible la provincia porque suponer que los problemas son iguales dentro del mismo pueblo y la misma provincia es un error, hay que recorrer cada barrio.
-¿Imagina el día después en caso de que no le gane a Cristina?
-No…no miro esto como una batalla contra candidatos sino contra la idea de que no podemos estar mejor, de que somos un equipo que no puede seguir mejorando.
-Usted a veces dice frases que disparan polémica, como sus dichos sobre las cervecerías la semana pasada. ¿Hace autocrítica, cree que se expresa mal o es tergiversado?
-Primero, admito que me equivoco, hay que tener la humilidad como político que uno se puede equivocar. En cada caso he aclarado…a veces hay mala intención en la lectura como con lo de la cervecería. Habíamos ido con María Eugenia a visitar una y lo planteé como un caso de emprendedurismo, no como que debe ser la política. Controversias siempre se dan en la confrontación en vez de en la discusión franca, lo otro es para la tribuna, una tribuna cada vez más chiquita porque los que la alientan son cada vez menos. A la mayoría que no es así tenemos que demostrarle nosotros que no hablamos, hacemos.