La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, negó que haya existido un aumento de casos de “gatillo fácil” como lo denunció la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (Correpi), criticó los informes elaborados por ese organismo por estar “mal hechos e ideologizados”, y aseguró que Argentina “tiene un bajísimo nivel del uso de armas” por parte de las fuerzas federales de seguridad. 


En tanto, la abogada María del Carmen Verdú, una de las fundadoras y actual integrante de Correpi, criticó a Bullrich por “no hacerse cargo” y aseguró que los datos aportados por la funcionaria nacional que señalan una disminución de los casos de “gatillo fácil” dejan “afuera a los hechos cometidos por el Servicio Penitenciario Federal y a los femicidios cometidos por miembros de las fuerzas”.

(Fuente: Télam)