BRUSELAS: HAY DESACUERDOS “FUNDAMENTALES” CON EL REINO UNIDO SOBRE DERECHOS DE CIUDADANOS

26

El negociador jefe de la Unión Europea (UE) para el Brexit, Michel Barnier, dijo hoy que Bruselas y el Reino Unido tienen desacuerdos “fundamentales” sobre los derechos de los ciudadanos y consideró que debe haber una “aclaración” sobre la posición de Gran Bretaña en una serie de temas, entre ellos lo que está dispuesto a pagar por abandonar el bloque comunitario.
Después de cuatro días de negociaciones, Michel Barnier dijo este mediodía al término de la reunión en Bruselas, junto al negociador británico, David Davis, que quedan divergencias fundamentales en la forma en la que estarían garantizados los derechos de los británicos que viven en el extranjero y los europeos que viven en el Reino Unido tras el Brexit.
Insistió en que Bruselas cree que los derechos de los ciudadanos deben ser respaldados por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.
Barnier sostuvo que votó a favor de que el Reino Unido se uniera a la UE cuando hubo un referéndum sobre esto en Francia y desde entonces, nunca ha tenido que discutir el destino legal de sus ciudadanos en un país que sale.
“Esta situación no tiene precedentes. Nosotros les debemos (a los ciudadanos de la UE]) esta protección”.
Por otro lado consideró “indispensable” que el Reino Unido “clarifique” su posición sobre la factura que deberá pagar por abandonar la Unión Europea.
“La clarificación de la posición del Reino Unido es indispensable. Tan pronto como el Reino Unido pueda aclarar su posición, podrá avanzar”, sostuvo.
Añadió que la semana pasada el Reino Unido aceptó que tenía obligaciones con la UE después de abandonar el bloque.
Los británicos acusaban a los europeos de reclamar una factura “disparatada” y “exorbitante” que va de 60.000 a 100.000 millones de euros.
Barnier explicó a los periodistas que esta ronda de conversaciones fue para presentar posiciones de las dos partes y para crear confianza.
“Lo que queremos y estamos trabajando, es una retirada ordenada para el Reino Unido, eso está decidido. Un retiro ordenado significa que las cuentas deben ser saldadas”, agregó.
Davis, por su parte, subrayó que la primera ministra Theresa May fue clara sobre este tema y que ella cumpliría con sus obligaciones, pero también dijo que cuando el Reino Unido abandonara la UE, dejaría de pagar enormes sumas.
Respecto a los derechos de los ciudadanos el ministro del Brexit, señaló que está de acuerdo en la necesidad de dar certidumbre, “pero obviamente tenemos diferentes visiones sobre cómo conseguirlo”, aclaró.
“El Reino Unido ha presentado una oferta justa y seria sobre los derechos de los ciudadanos”, afirmó Davis.
Agregó que en breve se publicará un documento conjunto sobre las múltiples esferas de convergencia y sobre cuestiones que se abordarán en las próximas rondas.
También habló de un acuerdo con Barnier sobre la necesidad de seguridad compartida y, en cuanto al acuerdo financiero, sostuvo que ambas partes aceptan la necesidad de abordar esta cuestión.