BRASIL TUVO DEFLACIÓN DESPUÉS DE 11 AÑOS POR LA BAJA EN ALIMENTOS, NAFTAS Y ELECTRICIDAD

13

Brasil registró en junio deflación de 0,23%, empujada por la reducción del costo de la electricidad y en los precios de los alimentos, en lo que representa el resultado mensual más bajo de los últimos 11 años, informó hoy el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).
Desde Alemania, donde participa de la cumbre del G-20, el presidente Michel Temer afirmó que “no existe crisis económica en Brasil”.
El índice IPCA (Indice de Precios al Consumidor Amplio), marcó deflación en junio y en el acumulado del primer semestre llegó a 1,18%, por debajo del 4,42% de los primeros seis meses del año pasado, con lo cual el acumulado en 12 meses es del 3%, debajo del 4,5% previsto como meta por el Banco Central.
Una de las claves por la deflación fue el costo de alimentación, que forma parte del 26% de los gastos de las familias, cayó 0,5%, sobre todo porque los productos de supermercado descendieron 0,93%.
El buen resultado de las cosechas y el buen clima redujeron el precio del tomate (19,22%), la naranja (10,75%), mandioca (9,56) y zanahoria (9,6).
Los gastos hogareños y de vivienda cayeron 0,77% empujados por el descenso de 5,52% de la cuenta de luz, además de la baja del 2,65% en el precio de las naftas y del 4,66% en el etanol (alcohol combustible).
El resultado de junio forma parte también de una tendencia de reducción del precio de los alimentos de la canasta familiar que había sido apuntada en mayo para América Latina y el Caribe por la FAO.
“Se juntan varios factores. Por un lado es bueno para los consumidores, que el dinero les rinde más. Por otro para la deflación influyó un poco la recesión pero tres elementos clave, como alimentos por bondades climáticas, electricidad y combustibles”, dijo a Télam el analista Joelson Sampaio, el profesor de Economía de la Escuela de Negocios de la Fundación Getulio Vargas de San Pablo.
La llave para salir de la crisis y dos años de caída económica, según Sampaio, es promover las inversiones que marquen el inicio del crecimiento.
“Pero nada podrá tener un camino sostenible, advirtió el economista, si no se vislumbra una salida de la crisis política”.
No se registraba deflación desde junio de 2006 (años del gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva) pero la caída es la más grande desde 1998, cuando aún regía la paridad cambiaria del Plan Real en la gestión de Fernando Henrique Cardoso.
El equipo económico de Temer, el ministro Henrique Meirelles y el presidente del Banco Central, Ilan Goldfjan, han modificado hace una semana las metas de inflación por primera vez en quince años, llevándola a partir de 2019 a 4,25% y a 2010 a 4%. Así, inauguraron un política de anticipación de la meta de dos años, siempre usando como herramienta para reducir o ampliar la oferta de crédito a la tasa de interés de referencia, Selic.
Además de la crisis económica (14 millones de desocupados), la inflación está afectada por el recorte de la tasa de interés: en la última reunión del Comité de Política Monetaria, el Banco Central decidió reducirla por sexta vez seguida, a 10,25% anual.
En los productos que tuvieron aumento están el poroto (26%), los pasajes de ómnibus (1,9) y los pasajes de avión (6,94%).
El economista del mercado financiero Flavio Romao, de LCA, dijo a la agencia Estado que “la economía está dando señales inestables, ayudada por asuntos temporales y hay que tener en cuenta que junio es históricamente de inflación baja”.
Por su parte, la baja inflación también impactará en el reajuste (paritarias) salarial, sgún dijo el economista jefe del Banco Safra, Carlos Kawall, citado por la prensa local.
“El shock de precios de los alimentos, sumado al reajuste a la baja de los salarios tendrán aún más efectos positivos sobre el ritmo de la inflación”, opinó Kawall.
En el ámbito político, las versiones de que Temer puede haber perdido el apoyo en el Congreso, con lo cual sube el riesgo de perder el cargo, el presidente de la Cámara de DIputados, Rodrigo Maia, número dos del país, apeló a que se mantendrá la agenda de reformas del equipo económico
“No podemos darnos por satisfechos apenas con la reforma laboral, tenemos la previsional y la tributaria y cambios en la legislación de seguridad pública”, dijo Maia, a quien el diario Valor le atribuye haber prometido a inversores y agentes económicos de grandes empresas que Meirelles seguirá como ministro de Economía y Goldfjan (ex Itaú) en el Banco Central en caso de que el asuma.