BONADIO RECHAZÓ LA RECUSACIÓN EN SU CONTRA QUE PLANTEÓ CRISTINA EN LA CAUSA POR LA DENUNCIA DE NISMAN

24

El juez federal Claudio Bonadio rechazó por sus argumentos “vagos y falaces” el pedido que le formuló la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner para que se aparte de la investigación de la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman sobre un supuesto encubrimiento a favor de Irán en la investigación del atentado a la Amia.
“Los fundamentos esgrimidos para apartarme son vagos y falaces, pues resultan ser afirmaciones genéricas sin fundamento jurídico, por cuanto no se sustentan en elementos objetivos o circunstancias externas que permitan abrigar dudas sobre mi imparcialidad”, sostuvo el magistrado en una resolución cuyo contenido fue publicado hoy por el Centro de Información Judicial (CIJ).
Además, Bonadio entendió que “tampoco surge del expediente, ni se alega, que hayan existido hechos objetivos que justifiquen tal temor de parcialidad de mi parte” y señaló que en las recusaciones planteadas por la defensa de la ex mandataria “simplemente se limitan a narrar hechos que ocurrieron en otras investigaciones, para luego afirmar que puedo tener interés en la resolución de los hechos ilícitos que resultan objeto de investigación en la presente”.
En la misma resolución, Bonadio se opuso, también, a un pedido similar del ex subsecretario de Política Criminal del Ministerio de Justicia de la y Derechos Humanos de la Nación y ex número dos de la Agencia Federal de Inteligencia Juan Martín Mena, también imputado en la causa.
La ex presidente solicitó que Bonadio se inhibiera y pasara las actuaciones al juez federal Rodolfo Canicoba Corral, a cargo del sumario por el ataque a la mutual judía de la calle Pasteur 633, de esta capital, el 18 de julio de 1994, que provocó 85 muertos, centenares de heridos y multimillonarios daños materiales.
A través de sus abogados Alejandro Rúa y Graciana Peñafort, la ex jefe del Estado y actual candidata a senadora nacional sostuvo que la investigación por la denuncia de Nisman se superpone con la que realiza Canicoba Corral y marcó supuestas irregularidades de Bonadio en causas conexas que involucraban al ex ministro del interior Carlos Corach y al ex jefe policial Jorge Palacios.
La defensa de la ex presidenta agregó que la intervención de Bonadio “en causas por pretendidas irregularidades en la investigación del atentado en la AMIA le está ‘vedada por falta de imparcialidad'”.
Al producir su “informe” (la recusación debe ser resuelta por la Cámara Federal) el magistrado sostuvo que el planteo se basa en hechos inciertos y que su situación no quedó configurada en ninguna de las causales previstas en el Código Procesal Penal.
El juez afirmó, además, que los argumentos para pedir su apartamiento “son vagos y falaces” y que en su planteo la defensa de la ex presidente “invoca, como si fuera la palabra “de Dios”, largos párrafos de un artículo de (el periodista Horacio) Verbitsky en el diario “Página 12″ del 7 de agosto de 2016”.
El magistrado destacó que otro de los argumentos en su contra fue la recepción “de un mail anónimo”, situación que en su informe consignó con mayúsculas y signos de exaltación.
Bonadio consideró, además, que la investigación por el atentado a la AMIA, en la que intervine Canicoba Corral, tiene un objeto procesal distinto a la que él tiene a cargo desde hace algunos meses cuando el presidente de la Cámara, Martín Irurzun, definió una cuestión de competencia con el juez fedral Ariel Lijo.
En tal sentido, Bonadio acotó que Canicoba Corral tiene el sumario por el atentado, mientras que él se busca determinar “si por parte de las autoridades del Poder Ejecutivo Nacional -durante la segunda administración de Cristina Elisabet Fernández- se cometió alguna irregularidad en la tramitación de un tratado (memorándum de entendimiento) con la República Islámica de Irán”.
Con relación al planteo de Mena, quien marcó supuestas irregularidades por parte de Bonadio, el juez sostuvo que se trata de “una típica denuncia ‘amañada’, o, como fuera denominada por los medios de comunicación, como un ‘carpetazo’ para involucrar al suscripto”.
Sobre esa denuncia, subrayó que el hecho que “en la misma y sin mayor justificación se haya presentado como parte querellante el ex director de Contrainteligencia de la ex-SIDE, Antonio Horacio Stiuso, completa una escenografía muy parecida a un montaje artificial de inteligencia”.
Bonadio prevaleció sobre Lijo porque él ya tramitaba otra investigación por supuesta “traición a la Patria”, abierta por denuncia de dos abogados mientras en Tribunales se debatía aún si se investigaba o no la efectuada por Nisman, que había sido cerrada dos veces por otro juez, Daniel Rafecas, luego apartado.
La ex presidenta fue denunciada por Nisman por supuesto encubrimiento del atentado a raíz de la firma del Memorandum con Irán que para el entonces titular de la UFI AMIA significó una maniobra con miras a lograr la impunidad para los ciudadanos iraníes con pedido de captura internacional a cambio de obtener intercambio comercial con Irán.
En esa denuncia –formulada cuatro días antes que el fiscal apareciera muerto con un disparo en la cabeza en el departamento en el que vivía en la zona de Puerto Madero- también están denunciados el ex canciller Héctor Timerman, el dirigente Luis D’Elia y el diputado Andrés “Cuervo” Larroque, entre otros.
Bonadio ya envió a juicio oral a la ex presidenta por la venta de dólar futuro al final de su gobierno, y la procesó como supuesta jefa de una asociación ilícita en la causa “Los Sauces”.