El canciller Felipe Solá le pidió en Brasilia al presidente Jair Bolsonaro, apoyo para la renegociación de la deuda argentina con el Fondo Monetario Internacional, mientras que el mandatario brasileño propuso la primera cumbre con el presidente Alberto Fernández para el 1 de marzo en Montevideo, durante la asunción del nuevo gobierno uruguayo.


El primer cara a cara oficial entre el gobierno de Fernández y Bolsonaro logró reducir las tensiones que se arrastraron durante todo el 2019 hasta la semana pasada; y Argentina obtuvo, al menos, el espacio para explicarle a su principal socio que no habrá salida de la recesión y aumento en el intercambio comercial hasta que no se encamine el tema de la deuda.


Hay cosas que se entienden cuando uno está acá o cuando de acá van a la Argentina. Sí, han cambiado las cosas, dijo Solá sobre el deshielo entre Buenos Aires y Brasilia, tras reunirse con Bolsonaro en el despacho presidencial del tercer piso del Palacio del Planalto, la sede de gobierno famosa por sus curvas de concreto y vidrio.

(Fuente: Télam)