BLEJER DESTACÓ QUE LA ECONOMÍA ARGENTINA “ESTÁ EN FRANCA RECUPERACIÓN”

El economista Mario Blejer dijo hoy que la economía argentina “está en franca recuperación” y que el resultado electoral favorable al gobierno genera el “entusiasmo” entre los inversores que permitirá poner en marcha proyectos postergados.
“La economía argentina está en franca recuperación, hay recuperación del empleo, recuperación del producto y de la mayor parte de los sectores, hay una caída importante de la inflación”, destacó el expresidente del Banco Central en su disertación en el encuentro semanal de Rotary Club Buenos Aires.
El economista dijo estar “casi convencido” de que el país está “en el camino correcto”, lo que “no quiere decir que sea fácil pero da la impresión que desde el punto de vista económico la dirección es correcta”, aunque no descartó que “hay muchos escollos y riesgo”.
“En el corto plazo vamos a ver una ola de entusiasmo con respecto a lo que pasa en Argentina, ahora hay que aprovechar oportunidades que han estado pendientes y no se han aprovechado. Se va a detonar todo lo que se venia preparando pero no ejecutando”, aseguró el exasesor económico de Daniel Scioli.
En este contexto, señaló que “hasta antes del domingo Argentina ofrecía una buena rentabilidad pero incertidumbre, hoy el mercado está viendo una buena alternativa. La inversión espera estabilidad económica pero política también. El peor enemigo de la inversión es la incertidumbre”, remarcó Blejer.
Luego consideró que para que el crecimiento sea sostenido, es neceario “ser competitivos y eso es ser productivos, tener tecnología de punta, no depender del mecanismo del tipo de cambio. Y esto no se puede hacer sin inversión, es una variable fundamental”.
“En marzo dije que la economía iba a crecer 3 ó 4 por ciento y me tildaron de que no sé contar, pero realmente es cierto, la economía argentina va a crecer entre 3 y 4 por ciento. Necesitamos sostenerlo”, sostuvo.
Blejer señaló que “en la convertibilidad crecer era por magia, en el gobierno anterior la magia estaba en la demanda y hay otros ejemplos, pero ahora se ha dejado de creer en la magia. A la recuperación y el crecimiento hay que seguirlos con factores racionales”.
Además, dijo que “se recibió una economía muy desbalanceada a nivel macro y micro, con precios subsidiados y en niveles insostenibles” y que acomodar estas variables “es costoso en términos reales y políticos, por eso se adoptó un modelo”.
Al respecto, analizó que “el gobierno tiene un modelo, no está implementando políticas aleatorias”, y describió que “tiene tres patas: gradualismo a nivel fiscal; política fiscal laxa pero monetaria contractiva; y tercera la pata es la más problemática que es la flotación del tipo de cambio”.
Acerca de la política de endeudamiento, dijo no observar “ningún riesgo en este esquema de financiamiento con deuda”.
Por otra parte, observó que el gobierno “aumenta el componente social del gasto público a cuenta de una disminución semejante en los subsidios al combustible, precios de transferencia y de transporte. Lo que hacen es mover subsidios de los productos a las personas, es razonable”.
Sobre la reforma laboral, analizó que “va a bajar los costos específicos que pueda haber por la falta de productividad y trata de reducirlos para aumentar la productividad y rentabilidad sin tener que depender del tipo de cambio. La reforma laboral no es solamente para mejorar el mercado laboral sino también para aumentar la productividad”.
En cuanto a la reforma impositiva advirtió “en las condiciones de hoy es muy difícil bajar los impuestos, la mejor forma es aumentar la base y buscar impuestos más eficientes”,
“Por ejemplo la ganancia de capital en el mercado de acciones evidentemente tendría que estar gravada en forma ordenada”, concluyó.