El Instituto Internacional de Finanzas (IIF, que agrupa a los mayores bancos y aseguradoras del mundo) evaluó que la reestructuración de la deuda gubernamental de la Argentina “reducirá temporalmente las salidas de cartera no residentes”, aunque advirtió que “la amortización externa es modesta en relación con la fuga de capital residente, lo que limita el alcance de la modificación del perfil para reducir materialmente las necesidades de financiamiento externo”.


“Las salidas de capitales residentes tienden a ser grandes antes de las elecciones y pueden ejercer presión sobre las reservas internacionales en un momento en que el tamaño de los desembolsos programados del Fondo Monetario Internacional está disminuyendo rápidamente”, señaló el IIF.


En un análisis elaborado por los economistas Sergi Lanau, Martín Castellano y Jonathan Fortun, la entidad insistió en que “a pesar de la modificación del perfil de la deuda, el riesgo de financiamiento externo permanece”.

(Fuente: Télam)