AVANZA EN CÓRDOBA EL DESARROLLO DE UN SATÉLITE

Especialistas de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) avanzan en el desarrollo del satélite Sabiamar, que tendrá como misión principal mirar el color del mar para tratar de determinar, mediante diferentes tipos de instrumentos, cómo varía la productividad marítima.
“De manera más directa nos da señales de la calidad del agua, la presencia o no de fitoplancton y en consecuencia de clorofila, que tiene que ver entre otras cosas con la productividad primaria del mar”, explicó a Télam la doctora en Ciencias Natuales, Sandra Torrusio, quien está a cargo del área científica de la misión.
En las instalaciones que Conae posee en la localidad cordobesa de Falda del Carmen, a 25 kilómetros de la capital provincial, se desarrolló desde el lunes la revisión de la fase de diseño detallado, una auditoría que realizaron a través de videoconferencia profesionales de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA).
El jefe de proyecto de la Misión Satelital de Observación de la Tierra Sabiamar, el ingeniero Carlos Daniel Caruso, señaló que “la finalidad de esa auditoría es tener el asesoramiento para saber si estamos en condiciones de comenzar la próxima fase, en este caso estamos terminando la fase C, de diseño detallado de todo lo que es el equipamiento hardware y software del segmento de tierra”.
El satélite, por los costos y el presupuesto destinado, tiene fecha prevista de lanzamiento para el año 2022, aunque Caruso aseguró que “si fuese por la madurez” que tienen a nivel de desarrollo “podría ser antes, pero así es el cronograma”.
“La misión Sabiamar es básicamente observación para estimar y medir parámetros de la productividad de los mares, del agua. Está dedicado al océano y a las costas, fundamentalmente de Sudamérica, y el realce son las costas del Mar Argentino”, agregó.
Asimismo, el ingeniero electromecánico contó que el satélite “aportará monitoreo y determinación de parámetros destinados a la productividad marina y va a ofrecer ciertos productos de aplicación directa respecto a la pesca, con respecto a la polución del medio ambiental”.
Sabiamar aportará datos para la gestión y manejo de recursos pesqueros y para estudios costeros regionales, relacionados a la calidad y a la dinámica del agua.
Caruso señaló además que se van a adquirir los servicios de lanzamiento, a través de un proceso de licitación, y que hay cuatro candidatos que “se ajustan al presupuesto del proyecto y satisfacen los requerimientos técnicos, ubicados en Rusia, en India, en Guayana Francesa y en la costa oeste de Estados Unidos”.
“En Conae se hace el satélite en función de las necesidades que está teniendo el país o la región. En este caso había surgido a raíz de una colaboración con Brasil, aunque finalmente lo desarrollamos solamente en Argentina”, dijo Torussio.
En Conae, entre las sedes de Buenos Aires y Córdoba son alrededor de 15 personas las que están involucradas en el proyecto, y también hay contratos con empresas cordobesas (Soluciones Tecnológicas Integrales y Ascentio Technologies).
Además hay convenios con la Comisión de Energía Atómica, el Instituto de RadioAstronomía e Invap, por lo que entre todos alcanza casi un total de 100 trabajadores para esta fase.
Otro satélite que está teniendo su desarrollo en Conae y que está a punto de ser lanzado, es el Saocom 1 A, que será puesto en órbita en setiembre próximo y que tendrá como principal objetivo observar la tierra para detectar la humedad del suelo, mediante tecnología radar de apertura sintética (SAR).
Esa información será utilizada en agricultura para elaborar mapas de riesgo de enfermedades de los cultivos, para crear sistemas de aplicación eficiente de fertilizantes y desarrollar modelos hidrológicos alerta temprana de inundaciones, especialmente en la región pampeana.