AVANZA EL PROYECTO DE YPF PARA INICIAR LA EXPLORACIÓN DE GAS EN TERRITORIO DE BOLIVIA

20
La petrolera YPF garantizó los recursos para la exploración del bloque boliviano Charagua, en el departamento de Santa Cruz de la Sierra, con una superficie cercana a las 100.000 hectáreas y recursos estimados de gas natural de aproximadamente 2,7 trillones de pies cúbicos, para lo cual se prevé firmar en los próximos días el respectivo acuerdo con Yacimientos Petrolíferos Fiscales de Bolivia (YPFB).
El presidente de YPF, Miguel Angel Gutiérrez, y el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, mantuvieron una reunión en Buenos Aires con el ministro boliviano de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, tras lo cual se calificó de “excelente” la relación entre ambas naciones, según consignan hoy medios oficiales de Bolivia.
La Argentina cuenta con el país vecino en la ecuación de oferta de gas y “para nosotros es importante entender con claridad el futuro de esa provisión”, aseveró Gutiérrez, según citan los medios periodísticos de Bolivia.
El contrato de servicios petroleros del área Charagua contempla un plazo de 40 años computables a partir de su protocolización.
El CEO de YPF, Ricardo Darré, anticipó días atrás que la inversión inicial para el proyecto de Charagua demandará a la petrolera argentina una inversión de US$ 25 millones y se constituirá como uno de los objetivos de desarrollo inmediato de la compañía fuera del país.
Si los resultados de la exploración resultan satisfactorios, el eventual desarrollo comercial del bloque en tierra boliviana demandará inversiones en actividades de exploración y explotación por unos US$ 1.200 millones, pero no antes de 2019.
De verificarse el descubrimiento se conformaría una sociedad de economía mixta entre YPFB e YPF, con un participación accionaría boliviana del 51% y del 49% para la parte argentina.
A mediados de enero pasado, Gutiérrez y el anterior titular de YPFB, Guillermo Acha, firmaron el contrato de servicios petroleros de Charagua, un nuevo paso de asociación tras el primer entendimiento alcanzado por ambas empresas en julio de 2016, autorizado por la Asamblea Legislativa del Estado Plurinacional de Bolivia.
El bloque alcanzaría un máximo de producción diario de 10,2 millones de metros cúbicos y una renta petrolera estatal estimada en toda la vida del proyecto de US$ 12.368 millones, según las fuentes oficiales citadas por la prensa boliviana.
El ministro boliviano de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, aseguró que la cuantificación de reservas hidrocarburíferas a diciembre de 2016 son de aproximadamente 10 trillones de pies cúbicos (TCF), que cubren con holgura la exportación de gas natural a la Argentina y Brasil, además de abastecer el mercado interno hasta el año 2030, según un despacho de la Agencia Boliviana de Información (ABI).
Sánchez precisó que para cumplir con los mercados de exportación a la Argentina hasta el año 2026 se requieren 2,76 TCF.
El funcionario, sin embargo, aclaró que la atención de la demanda argentina, brasileña y boliviana depende de un “agresivo” plan de exploración, que fue declarado de prioridad nacional con casi US$ 700 millones de inversión, entre 2019 y 2021.
Además del proyecto de Charaguas, próximamente se suscribirá otro convenio con Bolivia para la compra de gas licuado de petróleo (GLP) por parte de la empresa Refinor (que en un 50% pertenece a YPF), según anticipó días atrás el embajador argentino en La Paz, Normando Álvarez.
El acuerdo, precisó el diplomático, se firmará durante el VII Congreso Internacional de Gas & Petróleo organizado por YPFB para los días 25 y 26 de este mes en Santa Cruz de la Sierra.
Alvarez precisó que la operación será por “cantidades importantes”, cerca de 240.000 toneladas, y precisó que el monto se elevará a “cerca de US$ 100 millones anuales”.
El gerente general de Refinor, Fernando Caratti, confirmó que la empresa “tiene mucho interés en el GLP boliviano, quiere comprar todo el excedente” que pueda producir la Planta de Separación de Líquidos, ubicada en la provincia Gran Chaco de la región de Tarija (sur), fronteriza con Argentina y Paraguay.
“Estamos muy entusiasmados de poder avanzar con este acuerdo”, dijo Caratti, consignó un comunicado del Ministerio de Hidrocarburos de Bolivia.
La empresa argentina, además, estaría asumiendo una inversión de alrededor de US$ 10 millones para adaptar los ductos, lo que podría retrasar la exportación entre nueve meses y un año.