AUTORIZAN AL GOBIERNO DE LA CIUDAD A TOMAR DEUDA POR US$ 100 MILLONES PARA OBRAS EN LA VILLA 31

27

La Legislatura porteña aprobó hoy en sesión ordinaria un proyecto que autoriza al gobierno de la ciudad a tomar un préstamo por US$ 100 millones con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para financiar programas de “integración urbana e inclusión social y educativa” de la Villa 31.
El proyecto contempla la construcción del nuevo Polo de Educación e incluye un edificio donde funcionará el ministerio correspondiente.
“La idea es mejorar las condiciones de habitabilidad de los vecinos del lugar y para integrarlos desde el punto de vista de la educación es que se construirán una escuela por cada nivel, es decir Inicial, primaria y secundaria”, sostuvo el miembro informante del PRO, Alejandro García.
En este sentido García adelantó que entre las obras está previsto “construir un acueducto de 2,9 kilómetros, el que comenzará en la Avenida Figueroa Alcorta”.
La presidente del bloque Peronista, María Rosa Muiños, destacó la labor realizada por todos los diputados integrantes de la comisión de Presupuesto y Hacienda, que permitió que “hoy estemos aprobando este proyecto”, no obstante reclamó que se agregara un artículo que obligue al gobierno a rendir cuentas en la Legislatura pormenorizadamente a medida que avancen las obras y “un detalle sobre cómo se gastó el dinero”.
Pero finalmente ese planteo no prosperó.
La autorización es para contraer “uno o más empréstitos públicos” con el BID con un plazo de amortización mínimo de un año.
Entonces, se faculta al Ministerio de Hacienda de la ciudad a “negociar, acordar, emitir y suscribir una o más garantías incondicionales e irrevocables, pudiéndose asimismo afectar los recursos provenientes de la coparticipación federal de Impuestos, para el repago de todas las obligaciones que surjan del contrato de préstamo”.
En este orden los fondos serán destinados a la promoción de los procesos de urbanización e integración social y urbana del Barrio 31, ubicado en Retiro.
Allí se prevé “la ejecución de obras de infraestructura y equipamientos sociales de calidad, con destino a la construcción del nuevo Polo de Educación, que albergará la nueva sede del Ministerio de Educación y escuelas de distintos niveles educativos”.
A su turno el diputado de Bien Común, Gustavo Vera, observó que “no puede ser que teniendo esta ciudad el presupuesto más rico del país pretenda endeudarse por 100 millones de dólares”.
El diputado del Frente para la Victoria, Carlos Tomada, celebró que “el gobierno se preocupe por construir escuelas en un barrio postergado, pero hay que mirar con detalle lo que está haciendo el PRO, que desde de 2008 sub ejecuta partidas para educación”.
“Es un tema muy preocupante la insensibilidad del oficialismo respecto del estado de las escuelas públicas, y por lo dicho es que votamos en contra”, añadió.
“Ay, Villa 31, cuánta hipocresía que se comete en tu nombre”, gritó García a los opositores.
“Acá hay presentes muchos diputados que vienen y me dicen ‘la verdad es que yo te querría acompañar para votar esta ley’, y después van y hacen cola en la villa 31 para sacarse fotos, después vienen y votan en contra. Entonces basta de hipocresía. Sean más originales para dar una excusa, y vayan a la Villa 31 hoy y díganle a los vecinos que ustedes votaron en contra de la urbanización”, argumentó García antes de pasar a la votación.
Finalmente la norma fue aprobada sobre un total de 56 diputados presentes, con 32 votos positivos, 11 negativos y 13 abstenciones.