ASÍ ES EL DÍA A DÍA DE NICOLAS “FIX” SAYAGO, UN GAMER ARGENTINO QUE JUGARÁ EL MUNDIAL DE LEAGUE OF LEGENDS

38

El esfuerzo, la concentración, el entrenamiento, la autocrítica y el disfrutar del juego son las palabras que eligió el argentino Nicolas “Fix” Sayago para definir cómo es el día a día de un gamer de eSports que llegó al nivel profesional, un lugar que consiguió este año cuando se convirtió en la revelación del campeonato sudamericano del League of Legends (LoL), logro que lo llevará el mes próximo a China para disputar el Mundial.
El joven de 21 años compartió con Télam las intimidades de la vida de los gamers profesionales de LoL, un juego con 140 personajes fantásticos en el que dos equipos de cinco jugadores cada uno combaten en un mapa determinado para conquistar la base del rival, y al que juegan 100 millones de personas por mes, según cifras de Riot Games, empresa creadora del videogame.
Sayago, oriundo del barrio porteño de Boedo, comenzó a jugarlo a los 13 años. Armó equipos y avanzó en el ambiente amateur “hasta que hice un parate. Dejé de jugar porque no me sentía motivado. Era un hobby para mí, pero necesitaba pensar de qué iba a vivir”, contó unas horas antes de regresar a Santiago de Chile.
En esa ciudad, al otro lado de la Cordillera de los Andes, concentra con su equipo Kaos Latin Gaming, que el último fin de semana ganó la Copa Latinoamérica Sur Clausura que se disputó en Buenos Aires.
Esa victoria les abrió la puerta para llegar al Mundial de China, donde competirán 24 finalistas de distintos lugares del mundo.
“Estoy muy feliz. Disfruto esta oportunidad que me dio la vida. Soñaba con jugar una Copa y un Mundial. Todo el esfuerzo valió la pena”, compartió Sayago, que llegó al profesionalismo “de manera extraña”, porque la oferta apareció, justamente, cuando decidió dejar de jugar.
Fue Misael “Pierre” Di Ciancia, un argentino del conurbano bonaerense, quien lo contactó hace dos años para que volviera a competir y que ahora es el coach de Kaos.
“Volví a jugar. Al principio, lo hacía muy mal”, reconoció entre risas el joven, que aprendió que “como en todo deporte, la concentración, lo mental, es esencial. Y la autocrítica. Le puso mucho esfuerzo. Mejoré y eso me permitió llegar a un equipo profesional”, resaltó.
Sayago vive junto con sus compañeros de equipo en una casa en la capital chilena, donde entrena desde las 10 y hasta las 19, con los necesarios break para comer, con noches libres en las que “intentamos hacer cosas juntos, para mantener el espíritu de equipo” y donde los domingos son los días libres que el joven aprovecha para conocer otros lugares del país.
El entrenamiento de un gamer de LoL comienza con un juego individual “para calentar las manos”, graficó el argentino, y luego inicia las partidas de práctica con otros equipos “de la región, sobre todo de Brasil, donde están muy profesionalizados”.
Con su coach comparte los análisis de cada juego y mira también partidos de otros jugadores, “sobre todo de Corea del Sur, donde están los pilares de este juego, y también de Estados Unidos y Europa. Vemos lo bueno y lo malo”.
El entrenador “es el que toma las riendas del equipo, el que analiza las estrategias del juego que es muy versátil, porque se va parcheando -cada mes LoL se actualiza y agrega habilidades y funcionalidades- y ve las comodidades de cada jugador”, explicó con entusiasmo el gamer porteño.
Además, tienen un analista remoto, un polaco “que analiza online al equipo y el patrón de los competidores y nos orienta”, agregó.
El puesto del argentino es el de ‘tirador’, es decir, el que dispara desde lejos.
Aunque en la entrevista le costó reconocerlo, Sayago es considerado una de las revelaciones del juego en esta parte del mundo: “Juego con personas desconocidas, y se va armando un ranking en la Liga…y sí, ahora estoy primero”, admitió.
Esta realidad la comparte con su familia, compuesta por su mamá Adriana, su papá Luis y sus hermanas mayores Victoria y Mariel, que “son mis fans, que aprendieron todo del juego, que van a verme jugar”.
El proceso familiar de incorporar a un jugador profesional de eSports “al principio no fue fácil, pero mis padres se abrieron, entendieron, y hoy me acompañan en este sueño cumplido”.
Es más, las mamás de los jugadores comparten un chat.
Una de las características de los gamers es usar nicks (apodos) por el que son reconocidos por sus seguidores, y el de Sayago es “Fix”, título de una canción de la banda británica Cold Play.
“Fix” hace streaming con sus fans para compartir lo que sabe y le gusta: “Cada vez me incorporo más a las redes sociales”, dijo el jugador que cobra un sueldo mensual, que tiene un contrato anual y que, como en todo deporte, sabe que hay posibilidades de pase a otro equipo, algo que “ahora no pienso, estoy concentrado en llegar de la mejor manera al Mundial con mis compañeros”.
Kaos Latin Gaming está integrado por el argentino, por tres chilenos, un uruguayo, un suplente venezolano y uno de Uruguay, lo que “nos potencia, porque somos latinoamericanos, no competimos entre países y potenciamos el juego en la región”, valoró Sayago.