ARGENTINA Y EL FMI AVANZAN EN LA NEGOCIACIÓN DE UN ACUERDO STAND BY Y EL GOBIERNO DE EEUU RESPALDA EL ENTENDIMIENTO

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y la directora gerente del Fondo
Monetario Internacional, Christine Lagarde, acordaron hoy avanzar en
negociaciones destinadas a que la Argentina acceda de manera expeditiva a
un crédito stand by, que permitirá al país enfrentar la volatilidad
cambiaria y financiera.
El pedido formulado por la Argentina y el inicio formal de las
conversaciones recibió el espaldarazo del gobierno de Estados Unidos a
través del subsecretario de Asuntos Internacionales del Tesoro, David
Malpass, quien le manifestó a Dujovne su apoyo “al programa propuesto” al
organismo para “para incentivar el crecimiento y las reformas del mercado”.
Así lo anunció Dujovne esta tarde a través de un comunicado de prensa,
luego de la reunión que mantuvo con Lagarde en la sede del organismo
multilateral, en Washignton.
Dujovne, quien retornará al país en las últimas horas de hoy, aseguró que
la decisión de acudir al FMI “nos ayudará a lograr una Argentina que crezca
de manera sostenida y siga avanzando hacia el desarrollo, cuidando a todos
los argentinos, especialmente a los que menos tienen”.
Lagarde, también a través de un comunicado de prensa, dijo que con Dujovne
“hemos concordado en que nuestro objetivo común es que estas conversaciones
lleguen expeditamente a una conclusión”.
La directora gerente del FMI destacó que lo que se busca es “ayudar a las
autoridades en el fortalecimiento de la economía argentina a la luz de la
renovada y significativa volatilidad de los mercados financieros”.
En ese marco, Lagarde ratificó su “firme apoyo a las reformas de Argentina”
y expresó “la disposición del Fondo para seguir ayudando al gobierno”.
“He informado al Directorio Ejecutivo del FMI sobre los avances que hemos
logrado y he dado instrucciones al equipo del FMI para que prosiga en
conversaciones orientadas hacia un programa respaldado por el FMI”,
concluyó Lagarde.
A partir de la formalización del pedido de parte de la Argentina, la semana
próxima podría arribar al país una delegación técnica del organismo
multilateral para pasar revista a los números del país y poder avanzar en
las negociaciones.
En base a los cálculos que manejan en el Palacio de Hacienda, la firma de
un acuerdo de este tipo lleva aproximadamente seis semanas, por lo que el
entendimiento se podría rubricar en los primeros días de julio.
Dujovne explicó que entre ayer y hoy -luego de que el presidente Mauricio
Macri anunciara la decisión de acudir en pedido de ayuda al FMI- “hemos
estado trabajando con el Fondo para dar los primeros pasos hacia un acuerdo
que permita fortalecer la liquidez de la economía argentina”.
Sostuvo que el préstamo stand by, que algunos analistas estiman que podría
ser de entre 20.000 millones y 30.000 millones de dólares, “nos ayudará a
preservar todo lo que hemos logrado en los primeros años de gobierno,
avances que hemos obtenido con mucho esfuerzo de todos los argentinos” .
Respecto al monto, Dujovne advirtió que “hasta tanto logremos cerrar el
acuerdo con el FMI, nos hemos comprometido a no hablar de cifras o
modalidades”.
“Lo único que puedo informar es que hemos pedido que se considere para
Argentina un acuerdo stand by de alto acceso. Este instrumento tiene la
flexibilidad necesaria para cumplir el objetivo que estamos buscando”,
subrayó Dujovne.
Antes del encuentro con Lagarde, Dujovne se reunió en horas del mediodía
con el subsecretario del Tesoro estadounidense, David Malpass, quien
manifestó su “beneplácito” a la reanudación del diálogo entre Argentina y
el FMI.
Estado Unidos, que es el mayor accionista del FMI, “reiteró su sólido apoyo
hacia el programa de reformas orientadas al comercio implementadas por el
gobierno de Mauricio Macri con el fin de promover el crecimiento impulsado
por el sector privado” y el programa de reducción de déficit fiscal,
sostuvo Malpass.
El acuerdo financiero stand by de alto acceso solicitado por el Gobierno
argentino al FMI tiene como principal objetivo solucionar problemas
transitorios, como los relacionados con la balanza de pagos, son de
carácter precautorio con la opción de hacerlos efectivos en caso de
necesitarlos.
Esta modalidad de crédito del FMI contempla plazos de entre 12 y 36 meses;
y el monto de esta línea se rige por una combinación de diversos factores,
como la necesidad de financiación, la capacidad de pago y un seguimiento
del país.
En su página web, el organismo explica que “todos los países miembros que
enfrenten necesidades de financiamiento externo son elegibles para acceder
a un acuerdo stand-by, con sujeción a las políticas del FMI”.
“El acceso a los recursos financieros del FMI en el marco de un Acuerdo
Stand-By se guía por la necesidad de financiamiento del país, su capacidad
de pago y su historial en el uso de los recursos del FMI”, precisa la web
del organismo.