ARGENTINA BUSCA EN CHINA INVERSIONES PARA MINERÍA POR MÁS DE US$ 15.000 MILLONES

23
Autoridades argentinas, encabezadas por el subsecretario de Desarrollo Minero, Mario Capello, presentaron hoy en Beijing el programa “Minería, una política de Estado”, en la búsqueda de inversiones por US$ 30.000 millones en 32 proyectos, pero focalizados en lo inmediato al desarrollo de 6 pórfidos de cobre fino que requieren US$ 15.000 millones y que generaron interés entre un centenar de compañías chinas que acudieron al encuentro.
“La aspiración es que China sea el primer inversor directo en unos años más. Ayer desde la Asociación China del Oro nos dijeron que no tienen dudas de ir a la Argentina. Somos un país que se va a convertir en el segundo productor de litio; en oro nos podemos meter rápidamente en el top ten, y en el cobre podemos entrar en las estadísticas”, dijo Mario Capello a Télam en Beijing.
“Tenemos que dejar de hablar de potencialidad y verlo concretado en inversión, en trabajo y justicia social”, remarcó Capello, quien sostuvo que este viaje “vinimos a mostrar no sólo el potencial sino casi 60 millones de toneladas de cobre fino que hay en 10 proyectos de cobre en Argentina, 70 millones de onzas de oro y 1.200 millones de onzas de plata que representan una enorme oportunidad”.
Entre los proyectos en los que más hizo hincapié la avanzada argentina fueron Pachón, Altar, José María y Los Azules, en San Juan; Agua Rica, en Catamarca y Taca Taca en Salta, subrayando “la recuperación de la
credibilidad de nuestro país, el marco regulatorio positivo a 30 años, la libre remisión de utilidades al exterior, la apertura de importaciones de insumos y bienes de capital. y la eliminación de las retenciones”.
Si bien el 60% de la inversión extranjera en minería en Argentina es canadiense, “es muy torpe no venir a China a ofrecer nuestra potencialidad porque es el país que más lo necesita. De los 10 pórfidos, hay 6 que son la prioridad y necesitan una inversión de US$ 15.000 millones y además significan 3.000 puestos de trabajo directo”, destacó Capello.
El total de proyectos para todos los minerales de cobre, oro, plata, litio y potasio, entre otros, implica un volumen de inversión de US$ 30.000 millones en el mediano plazo, como así también unos 20.000 puestos de trabajo directos y 90.000 indirectos, destacaron durante la presentación.
Hace un año, se realizó un seminario similar también en la sede diplomática argentina en Beijing, a partir del cual se concretaron las inversiones de las mineras chinas Shandong Gold Group en San Juan, en sociedad con la multinacional con sede en Canadá, Barrick Gold, y de Ganfeng Lithium que está explorando en Jujuy y Catamarca.
“Si la infraestructura y la políticas son favorables para las inversiones, Argentina es uno de los países más atractivos lugares para las empresas mineras en el mundo. Shandong recién empezó y hasta ahora estamos trabajando muy bien con nuestros socios, con las autoridades locales y los equipos argentinos; diría que es un muy buen comienzo”, expresó a Télam Carlos Do, ejecutivo de Shandong Gold Group.
“Las expectativas de este viaje son altamente positivas. Estos más de 60 millones de toneladas de cobre fino
necesitan financiación y China es el país número uno que necesita cobre, porque es el mayor consumidor de cobre”, dijo Capello.
“En el curso de 5 años, Argentina va a estar en el pelotón con Australia, Chile y Perú. Ese el objetivo”, se aventuró Diego Guelar, el embajador en China que motorizó este encuentro con los empresarios.
“De las 10 empresas mineras más importantes en China, como mínimo 5 ó 6 van a estar, entre este año y el que viene, instaladas en Argentina”, agregó Guelar.
Para Maggie Huang, de la empresa Zi Jin Mining Group, que se focaliza en oro y cobre, “la presentación fue muy informativa y útil. Hemos ido a Argentina varias veces, pero aún buscamos la oportunidad concreta,
entonces hoy nos dieron un buen panorama de la explotación de cobre. Es una posibilidad para invertir, nos sentimos bienvenidos y es el momento justo para hacer algo. Nuestras decisiones son rápidas, en
menos de un año”, dijo a Télam.