El mercado laboral está pasando facturas de los más de dos años sin crecimiento: el ingreso real de los ocupados cayó 6,2% entre el primer trimestre de 2020 y el mismo de 2019. Si se va un año más hacia atrás, la caída desde 2018 es de 20%.

Así surge de los datos difundidos hoy por el INDEC. La pérdida de ingresos no capta el efecto cuarentena que se inició recién el 20 de marzo, cuando el relevamiento estaba en su etapa final.

Uno de los segmentos más afectados fueron los ocupados de ingresos bajos, donde la caída real de ingresos fue de 6,1% en un año y 22,4% en dos. Pero no se quedaron atrás los de ingresos medios, con una pérdida real de 7,6% en un año y 20,9% en dos. En el caso de los sectores de ingresos altos, la caída real de ingresos fue de 5% en un año y 18,1% en dos, igualmente muy elevado, reflejando que la crisis alcanzó a todos los trabajadores.

Ingreso de los asalariados 

–  La pérdida de ingresos reales se sintió algo menos entre los asalariados, que perdieron 2,1% en el último año y 18,1% en dos. Entre esos trabajadores tanto los segmentos medios como bajos cayeron casi por igual. 

 Los más afectados fueron los asalariados informales, donde la pérdida de ingresos anual fue de 4,2% y 18,4% en dos años. Los asalariados formales, en cambio, si bien también perdieron ingresos, lo hicieron en menor medida (1,3% en un año y 16,8% en dos). Claramente hay un mayor salto hacia el empleo informal.

El poder adquisitivo dañado explica las dificultades para crecer que venía mostrando la Argentina ya desde mediados de 2017, que no habiendo alcanzado a repuntar en el primer trimestre, fue ahora alcanzada por la cuarentena, con recortes salariales y caída en los ingresos familiares en general.

La economía para crecer necesita de ingresos fuertes. Pero recuperarlos dependerá de qué tan rápido se pueda reactivar el sector productivo, mejorando al mismo tiempo su rentabilidad lo que demandará en estas condiciones, bajar costos y mejorar la productividad. Por ahora los datos son negros: el PBI en abril tuvo una caída anual de 26,4% y en los primeros cuatro meses del año acumula una caída de 11%