AMPLÍAN LA CAPACIDAD DEL GASODUCTO DEL PACÍFICO

La empresa Gasoducto del Pacífico Argentina comenzó a ejecutar una inversión de US$ 50 millones para ampliar la capacidad de transporte del gas natural que se produce en el yacimiento de Vaca Muerta, que aumentará su capacidad en 5 millones de metros cúbicos diarios (MM3/d) desde diciembre.
La ampliación del gasoducto que opera el grupo Gas Natural Fenosa -con YPF, ENAP y Trigas como socios- permitirá pasar de una capacidad actual de transporte de 7,5 MM3/d a 12,5 a partir de la construcción de una planta compresora, explicó a Télam el gerente general del Gasoducto del Pacífico, Mauricio Midón.
La nueva capacidad de transporte de gas ya fue adjudicada en concurso abierto a las petroleras YPF y ExxonMobil vía contratos que regirán cuando empiece a operar la planta, a finales de 2018, y hasta el final de la concesión, prevista en octubre de 2030.
Midón indicó que el proyecto busca “ampliar la capacidad de transporte de gas hacia el mercado argentino” desde los bloques en Vaca Muerta que comienzan a tener sensibles subas de producción, por lo que el gasoducto es uno de los desarrollos de infraestructura en marcha en el yacimiento.
El diseño de la planta prevé 100% de backup con la instalación de dos turbinas en paralelo e instalaciones auxiliares, de las cuales una permite cumplir con el servicio contratado y la otra posibilita el reaseguro en caso de paradas.
Se tomó la decisión de adoptar el backup por el alto costo de oportunidad de los clientes, ya que la salida de servicio en ciertas épocas del año obligaría a reemplazar esos 5 millones de metros cúbicos diarios de gas que se dejarían de transportar, sea con gas importado o diésel.
“La interrupción del servicio tendría para los clientes un costo de oportunidad de algo más de un millón de dólares diarios, pero para la industria del país el impacto puede ser aún mayor”, explicó Midón al aseverar que el costo adicional de la obra por una segunda turbina se repaga con pocos días de pérdidas de capacidad de transporte.
La nueva capacidad estará destinada al transporte del incremento de producción de gas proyectado para el bloque el Orejano que opera YPF, asociada con la estadounidense Dow, y Aguada de la Arena, también de la petrolera nacional.
En tanto, la evacuación de producción de Exxon corresponderá a sus bloques Aguada de los Loros y Pampa de las Yeguas.
En la actualidad, el gasoducto transporta lo producido en El Orejano y el Portón de YPF y, en términos interrumpibles, hace lo propio con operaciones de Total, Exxon, Shell y otros.
El gasoducto se inauguró en 1999 y cuenta con una extensión de 543 kilómetros que unió a la zona hidrocarburífera de Neuquén con la región chilena de Biobío.
“Desde 2005 las exportaciones se redujeron por el costo de las retenciones a la exportación de gas y desde 2015 no se exporta por este gasoducto, pero hay acuerdos a punto de concretarse esperando esta oportunidad, por lo que en los próximos meses podría empezar a fluir gas hacia Biobío”, concluyó Midón.