Afirman que el Gobierno acudió al FMI para dar al mercado “una señal fuerte” de respaldo financiero

El socio internacional de la consultora BDO Argentina, Claudio Doller, dijo que tras la turbulencia cambiaria de las semanas previas “el gobierno está igual o más fuerte que antes” y que la decisión de acudir al FMI fue para dar “una señal fuerte al mercado de que cuenta con sólido respaldo financiero”.
Doller fue hoy uno de los expositores del 35to. Congreso Anual del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF) en el panel “Camino al Liderazgo”, en el que también estuvieron los CEOs de Ford, Enrique Alemañy; del Grupo Peñaflor, Martín Ramos; y de Telecom Argentina, Carlos Moltini.
En diálogo con Télam, el consultor financiero sostuvo que la Argentina “está igual o más fuerte que antes”, aunque reconoció que “a veces un susto a tiempo es bueno”, en referencia al fuerte salto que pegó el dólar en las semanas previas.
En lo que respecta al FMI, dijo que “Argentina fue al FMI para darle un mensaje fuerte al mercado de que ese organismo es el prestamista de última instancia”.
“En finanzas a veces se dice que para superar fehacientemente una crisis hay tirarle con un cañón a un mosquito, y ojalá haya sido eso”, sostuvo Doller.
El especialista, al analizar al gobierno, dijo que “las intenciones son muy buenas. Hay un tema de ejecución que no es fácil y creo que los pasos que se dieron en el último mes fueron los adecuados”.
Doller sostuvo que “Argentina tiene un problema que se viene generando con las distintas crisis, que es el nivel de pobreza” y que con el actual gobierno “es la primera vez que intentamos salir de un proceso inflacionario sin un schok, sino con lo que se llama gradualismo”.
Sobre la llegada de inversiones, Doller refirió que “llegan” pero son las de menor volumen y adhirió a un reclamo histórico anclado en “las trabas bucrocráticas” para explicar el freno en el desembarco de grandes capitales al país.
“Muchas inversiones menores vinieron. Son las de compañías que desembolsan inversiones de entre 3 y 15 millones de dólares, que son pequeñas para lo que mueve un país”, describió.