FaceApp, la aplicación móvil que le agrega o le quita años y detalles a los rostros y que en los últimos días se viralizó en la Argentina, está en “una zona gris”, se desconoce quién está realmente detrás y encierra riesgos sobre la privacidad de los datos de los usuarios, advirtieron hoy especialistas en seguridad informática.


Traccionada por la ola de “famosos” que le agregaron años a sus caras, desde Lionel Messi a Marcelo Tinelli, pasando por Lali Esposito, Mauricio Macri y Nicolás del Caño entre muchos otros, FaceApp se convirtió en los últimos días en la aplicación más descargada del país pese a que se desconoce su origen y el destino de las imágenes que se le entregan.

(Fuente: Télam)