ADVIERTEN SOBRE LA SUBA DE TASAS DE LOS CRÉDITOS HIPOTECARIOS Y SOBRE LA OFERTA LIMITADA DE VIVIENDAS

Referentes del sector inmobiliario ponderaron la expansión del crédito hipotecario, impulsor de la compraventa de unidades, pero advirtieron sobre el aumento de las tasas de interés, que encarecen las operaciones, y sobre el agotamiento del stock de ofertas.
El presidente del Colegio Inmobiliario de la Ciudad de Buenos Aires (Cucicba), Armando Pepe, evaluó en diálogo con Télam que “el sector de compraventas marcha muy bien”, e instó a quienes tienen el dinero a comprar “antes de que siga aumentado el valor de las propiedades”.
Sin embargo, advirtió que “el que tiene que sacar crédito hipotecario, es preferible que espere”, ya que “las tasas del Banco Nación aumentarán desde el 3,5 al 6,5 por ciento a partir del primero de mayo”.
En un paréntesis del encuentro Mundo Inmobiliaro, que se desarrolla hoy y mañana en el Centro de Exposiciones y Convenciones de la ciudad, Pepe aconsejó que el que necesita pedir crédito para comprar una casa “debe esperar a ver lo que pasa con el dólar y las tasas”.
Mario Gómez, miembro del consejo directivo de la Cucicba, dijo a Télam que el sector de la compraventa de departamentos usados “se mueve bien gracias al crédito, pero el sector de los desarrollos inmobiiarios que no tiene crédito, se mueve por la inversión, que se encuentra en plena incertidumbre por la limitación de alturas del proyecto de nuevo Código Urbanístico”, explicó.
El decreto del Gobierno de la ciudad que paró la aprobación de obras por 180 días hasta que la Legislatura trate el nuevo Código, “impacta en la producción de nuevas viviendas y en la rentabilidad de las inversiones, que ante la incertidumbre, se vuelcan al sector financiero”, explicó.
“Si se construyen más viviendas, se genera trabajo, y riqueza y el aumento de la oferta va a parar el incremento de precios de las unidades”, precisó.
Al respecto, el subsecretario de Registros, Interpretación y Catastro del Gobierno de la ciudad, Rodrigo Cruz, dijo a Télam que el decreto que limita la construcción en altura procura evitar que se construyan torres en los barrios.
“Hay zonas para torres como los barrios de Puerto Madero, o Retiro, todo tiene que ver con el entorno en que se la construya. El decreto da certidumbre. El que comenzó la tramitación previamente, está a resguardo. La Legislatura se tomará un tiempo para tratar los nuevos proyectos” de Código Urbano y de Edificación, expresó.
El subsecretario de Planeamiento del Gobierno de la ciudad, Carlos Colombo, señaló que el proyecto de modificación del Código Urbanístico “está en instancia de debate en la Legislatura” y reseñó que la actual norma es de 1977 y que la nueva iniciativa ya fue corregida y actualizada once veces.
El proyecto fue dado a conocer en 100 encuentros con distintas instituciones y organismos, resaltó y consideró que “un traje a medida que guste a todos es difícil de conseguir”.
Al enumerar los puntos fundamentales del proyecto del Código Urbanístico, sostuvo que apunta a una ciudad homogénea, con una altura máxima de 6 pisos; la mixtura de usos, para que en un mismo barrio se pueda trabajar, vivir y estudiar; el cuidado del patrimonio histórico, con 39 áreas de protección; una ciudad verde y sustentable y una ciudad más integrada, ya que el 8 por ciento de los ciudadanos vive en villas, que se las integra a través de la conformación de barrios urbanizados.
El presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina, Alejandro Juan Bennazar, dijo a Télam que el stock de inmuebles “es limitado”, ya que no se incorpora al mercado “la misma cantidad de lo que se absorbe”, de ahí el incremento de los valores.
Bennazar exhortó a que los bancos, especialmente los del interior, agilicen los trámites de otorgamiento de créditos, que “a veces han llegado hasta los 200 días”, indicó.
El desarrollador Miguel Camps sostuvo que proyecto de nuevo Código Urbanístico “tiene que ver con el diseño de la ciudad, y procura emparejar las densidades, con un equilibrio entre el Norte y el Sur”.
Las restricciones en altura afectan al que compró un terreno pensando que iba a construir en alto y ahora ve impedida esa posibilidad, concluyó.