Advierten que los saldos de IVA conspiran contra nuevas inversiones en el sector porcino

Los saldos técnicos de IVA que se acumulan a favor de los productores de cerdos que pretenden incrementar su producción, son uno de los principales frenos a nuevas inversiones en ese sector productivo, advirtió hoy la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).
“Uno de los problemas que desalienta actualmente las nuevas inversiones en el sector tiene que ver con el Impuesto al Valor Agregado (IVA) sobre las compras de activos fijos”, evaluaron economistas de la entidad rosarina.
Los expertos advirtieron que “existen grupos empresarios que por esta problemática han paralizado sus proyectos de ampliación e incorporación de nuevas madres”, por lo que consideraron que el tema “demanda una urgente solución”.
Un estudio de la BCR sobre el sector porcino recordó que hasta fin de 2017, cuando se aprobó la reforma tributaria dispuesta por la Ley 27.430, la venta de cerdos estaba gravada con 21% de IVA, mientras que las compras de un productor tributaban parte al 10,5% y otra parte a 21%.
“Dependiendo del resultado, la posición fiscal en IVA todos los meses era a favor del Fisco en cifras relativamente considerables​”, recordó.
Pero con la reforma tributaria la alícuota por la venta de cerdos bajó de 21% a 10,5%, por lo que las granjas pasaron a tener posiciones fiscales en IVA sumamente equilibradas.
“El objetivo de esta medida apuntaba a bajar los precios de la carne en góndola y eliminar la informalidad”, señaló la Bolsa.
De todos modos, detrás de ese objetivo se detectó que “el problema para los productores aparece cuando se desea crecer, invertir y tener más madres en producción”.
Según el trabajo, la inversión estimada por madre se ubica entre US$ 8.000 y US$ 10.000, y “los productores deben aportar en concepto de IVA entre US$ 1.360 y US$ 1.800 por cada madre que incorporen a sus planteles”.
Pero sucede que “al no haber mensualmente una posición fiscal que permita recuperar el IVA pagado por las inversiones, los productores terminan tomando a este valor como costo, con su impacto negativo a nivel financiero”, advirtió la BCR.
Los mecanismos previstos en la Ley 27.430 para reintegrar ese IVA, según este análisis, no son accesibles por parte de los productores porcinos pues “la actividad no genera hoy pagos de IVA mensuales (posición a favor del fisco) para cumplir esta condición”, se aclaró.