EL DESARROLLO RURAL EN AMÉRICA LATINA EN ESTADO “CRÍTICO”

30

El Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), una agencia especializada de Naciones Unidas cuyo objetivo es movilizar recursos para promover el progreso económico en las zonas rurales, advirtió hoy el estado “critico” que enfrenta el desarrollo rural en América Latina y el Caribe, donde alrededor de 70 millones de personas viven en situación de pobreza.
“Nuestra acción laboral va dirigida a quitar la pobreza y el hambre y a cambiar vidas en las comunidades. Son 70 millones de personas las que viven en la pobreza y el crecimiento económico no es suficiente para combatirla, uno de cada dos latinoamericanos que vive en zona rural es pobre”, afirmó hoy el director de la División de América Latina y el Caribe de FIDA, Joaquín Lozano, en el marco de un seminario realizado en el Aula Magna de la Universidad Nacional de Cuyo, en la ciudad de Mendoza.
El encuentro tiene por objetivo repensar el desarrollo rural de la región, las posibilidades de inversión y el empoderamiento de los habitantes ayudándolos a reducir la pobreza, aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y fortalecer su resiliencia.
En ese marco, Lozano dijo que en la actualidad vivimos “una etapa decisiva en materia agrícola y en el combate de la pobreza rural, en medio de un momento crítico del desarrollo rural de los países de América Latina y el Caribe”.
En base a datos proporcionados por el FIDA, la organización invirtió desde 1978 en adelante alrededor de 18.900 millones de dólares en donaciones y préstamos a baja tasa de interés en proyectos que permitieron llegar a alrededor de 470 millones de personas.
El FIDA es una institución financiera internacional y una organización especializada de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central para el sector de la alimentación y la agricultura, la inversión en la población rural y la reducción de la pobreza.
De visita en Mendoza, Lozano valoró la iniciativa de desarrollar este seminario en un momento crítico de transformación de la región, y destacó que la organización internacional “trabaja intensamente para disminuir la pobreza y el hambre con el profundo interés de cambiar vidas, tarea que necesita de la contribución de todos los sectores.
Entre las preocupaciones que azotan a la región latinoamericana, se debatió sobre cómo cambiar la narrativa del sector rural que penaliza y crea distorsión en las intervenciones; cómo esclarecer en qué hay que concentrarse: si en los países pobres o en las personas pobres del ámbito rural; y qué tipo de políticas públicas y de innovaciones financieras se deben poner en marcha para invertir la tendencia de salida y aumentar el financiamiento.
El FIDA tiene previsto realizar una serie de actividades en la provincia de Mendoza hasta el próximo miércoles, en las que participarán referentes mundiales en la materia.
La agenda del encuentro prevé para mañana la realización de reuniones privadas, mientras que el miércoles se llevará a cabo una “visita de campo” a proyectos en proceso de desarrollo que son financiados por el Fondo.
Durante la jornada de hoy también expuso Gerhard Reinecke, especialista principal en Políticas de Empleo de la Organización Internacional del Trabajo, sobre el mito de la urbanización; Hugo Beteta, director de la sede subregional en México de Cepal, quien disertó sobre el mito de la renta media; Edith Obschatko, especialista en Políticas Agropecuarias del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura-IICA (TBC); y Rodrigo Paz, alcalde de Tarija, Bolivia; y Regis Chapman, jefe de Programas del Programa Mundial de Alimentos y beneficiarios de programas financiados por el FIDA en Argentina.
En la apertura, el gobernador Alfredo Cornejo puso como ejemplo del trabajo de la ruralidad que existe en la provincia a varias instituciones que tienen años en Mendoza, como el Instituto de Desarrollo Rural, el Iscamen, la Dirección de Contingencias Climáticas y el INTA, entre otras.
Dijo que estas entidades trabajan “codo a codo para reducir la pobreza y generar un entorno en la ruralidad para que nuestros ciudadanos se queden en el campo produciendo más”.
Entre los logros de Mendoza, destacó “el plan de ordenamiento territorial que tiene como objeto enmendar problemas y hacer un mejor uso del agua”, o que “los profesionales de la educación y de la salud se queden trabajando en la ruralidad premiándolos con incentivos”, o el plan Emprende Mendoza donde 1.700 chicos de la zona sur se les enseñó que pueden crecer desde su lugar y lo que significa el desarrollo de más tecnología para el agro.
“Se puede ser una persona moderna y trabajar en el campo mendocino con todos los beneficios de la tecnología, llevando los servicios a todos lados, generando arraigo para que la gente pueda vivir en la ruralidad”, sostuvo, a su turno, l ministro de Economía mendocino, Martín Kerchner.
Asimismo, Daniel Pizzi, rector de la Uncuyo, destacó la necesidad de aceptar el desafío de dar una discusión relacionada al desarrollo de la ruralidad” y las miradas transversales que intervienen ese desafío, que no sólo incluyen a la agricultura sino también a la infraestructura, el cambio climático y la organización social, entre otros temas”.
El Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola es una agencia especializada de las Naciones Unidas fundada en diciembre de 1977, con el mandato de servir exclusivamente a las poblaciones que viven en pobreza en zonas rurales de los países en desarrollo.